El presidente dijo haber sentido "indignación" con lo ocurrido en plena sesión del Congreso.


El presidente de la Nación, Alberto Fernández, aseguró este viernes haber sentido “indignación” frente al episodio del diputado salteño del Frente de Todos, Juan Emilio Ameri, que en plena sesión virtual de la Cámara baja apareció manoseando y besándole los pechos a su pareja.

“Lo que ocurrió con Ameri degrada la democracia. Es algo indignante. Cuando lo vi no sabía si reír o llorar”, dijo Fernández, que celebró la suspensión del legislador porque “pasó algo grave y la política no debe pasarlo por alto”.

“Un diputado es un representante del pueblo. Lo que no puede pasar, es que no pase nada, porque sino en la política todo nos iguala”, agregó Fernández en una entrevista con Radio 10.

Entre otros temas, el jefe de Estado se refirió a las denuncias por el manejo de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) durante el Gobierno de Mauricio Macri y dijo que “le asombra” que “los servicios de inteligencia se ocupen de mirar a los opositores y a sus propios compañeros”.

“Esta gente dice creer en la democracia y que la república le importa, pero con lo que hacen contradicen todas sus palabras”, sostuvo.




Comentarios