El ministro de Economía afirmó que el objetivo es "mantener la estabilidad del tipo de cambio real".


El ministro de Economía, Martín Guzmán, presentó el Presupuesto 2021, el primero de gobierno del presidente Alberto Fernández, ante la Cámara de Diputados.

Lo hizo en una reunión de la comisión homónima, ante la cual resaltó que prevé un crecimiento de la economía del 5,5%, un tipo de cambio “estable” y una inflación interanual del 29%, y sorprendió al señalar que la pauta de ingresos y egresos se financiará en un 40% con deuda pública y en un 60%, con el Banco Central. Es decir, con emisión.

Antes del inicio de su presentación, al jefe del Palacio de Hacienda se le oyó decirle al presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, una frase polémica, sin advertir que los micrófonos ya estaban encendidos para escucharlo: “Yo también puedo sarasear hasta que esté...”.

La expresión causó todo tipo de comentarios en las redes sociales y críticas de la oposición.

Alertado por Massa sobre la viralización del comentario en las redes y sus eventuales consecuencias negativas, al finalizar su exposición, el funcionario dio su explicación.

“Se está malinterpretando una palabra que le dije al presidente de la Cámara, cuando estábamos preparando el PowerPoint: hablábamos aquí de ‘sarasear’, pero espero que esto se entienda que era, entre nosotros, en el contexto de esperar mientras se preparaba la presentación de PowerPoint, por las dificultades técnicas que enfrentábamos”, dijo sonriente y tras una mirada cómplice con Massa, tras lo cual escuchó y respondió preguntas de los diputados.

Qué dijo el funcionario

Martín Guzmán presentó el Presupuesto 2021 en Diputados. (Foto: Clarín)

Durante su presentación, que efectivamente incluyó una presentación con diapositivas, Guzmán dijo que “al déficit primario se le suman los intereses de la deuda pública que totalizan 1,5% del Producto” y que “este Presupuesto se apunta a financiar con 40% de deuda pública y 60% de financiamiento por parte del Banco Central”, lo cual constituye una novedad respecto de las cifras que ya se habían anticipado en los últimos días.

¿Es el mix óptimo? No, no lo es, pero es el mix que consideramos factible, asequible, para que el Estado pueda lograr el proceso de normalización del mercado de deuda pública”, aseveró al respecto.

Señaló que “claramente lo óptimo sería depender menos del financiamiento monetario en estas condiciones”, pero que lo que pretende el Gobierno “es hacer es un presupuesto sobre la base del realismo y, si luego la realidad resulta ser mejor, por supuesto se reservarán cierta flexibilidad”. Al respecto, remarcó que el país y el mundo enfrentan “una pandemia y hay que mantener cierta flexibilidad por si la pandemia se prolonga más allá”.

Guzmán, sin embargo, reiteró que el presupuesto proyecta “un crecimiento del producto de 5,5%”, y un aumento del consumo privado, también del 5,5%, entre otras variables.

Realismo e ilusión

Escoltado por Massa, y en presencia de los jefes de los bloques, como Máximo Kirchner (Frente de Todos) y Mario Negri (Juntos por el Cambio), y del presidente de la comisión de Presupuesto y Hacienda, el oficialista Carlos Heller, el funcionario nacional señaló que su plan económico es “de transición” y que el Presupuesto 2021 está basado en el “realismo” y no “ilusiones”, tras realizar un repaso de la situación del país que encontró el gobierno de Alberto Fernández al asumir y, posteriormente, otro repaso histórico sobre la evolución del PBI argentino desde 1970.

Guzmán resaltó que “el tránsito hacia la sostenibilidad fiscal requiere una economía que se recupere, porque no hay otra forma”. Dijo que el Presupuesto 2021 “apunta a un déficit fiscal primario de 4,5% del producto, que es un nivel adecuado” en pos de “una recuperación sostenible de la actividad económica y del empleo para fortalecer la inversión pública en áreas estrategias”.

(Foto; Clarín)

Sostuvo que, “como parte de este presupuesto, hay una redefinición de partidas de modo de que se empujen actividades que tienen un efecto multiplicador en la economía”.

El ministro dijo que como consecuencia de la pandemia se profundizó la crisis socioeconómica y que esto es “realmente preocupante”.

Sostuvo que la Argentina hoy tiene un 35,5% de la población en la pobreza, que “obviamente seguirá creciendo en el contexto de la pandemia”; y resaltó que “el 8% de las argentinas y los argentinos están en situación de indigencia”, y que también crecerá.

Dijo que el desempleo se encuentra “en casi el 10% de la población” y que “cuando se publiquen los datos del segundo trimestre del 2020, se verá un aumento de aproximadamente 2,5 puntos porcentuales.

También resaltó que “el producto no crece” y que se produjo una fuerte caída, del 19%, entre el segundo trimestre del 2020 y el segundo trimestre 2019, “luego de lo que había sido una caída por dos años consecutivos” y de que “el país terminó el año 2019 con una inflación del 53%”.

Al respecto, dijo que “todavía hay niveles elevados, porque la variación de los precios en agosto 2020 ha sido de 40,7%”.

“Todo esto muestra una situación de partida realmente difícil, con problemas económicos sociales que arrastran problemas estructurales que le han impedido Argentina por encontrar un sendero desarrollo virtuoso, un sendero desarrollo inclusivo, en el sentido de que el país genere trabajo para toda su estructura sociodemográfica, y un sendero de estabilidad”, expresó.

Guzmán instó a los diputados a “discutir con seriedad, con responsabilidad y de una forma civilizada” el Presupuesto. “Nos va a hacer bien, como país. La grieta cuesta. La discusión incivilizada sobre la base de la grieta tiene un costo, un costo económico, para la vida de la gente, un costo en términos de ansiedad, y todo lo que eso genera”, dijo.

Qué dijo la oposición

La primera etapa del informe del ministro estuvo cargada de muy buenas intenciones, cualquiera la podría suscribir, pero hay una distancia enorme con el país real”, sostuvo Negri, tras escuchar al ministro, de quien dijo que “es muy optimista en relación con la proyección de lo que está pasando con la economía y lo que el Presupuesto debería reflejar”.

(Foto; Clarín)

“Nos quedamos con la incertidumbre de qué va a pasar con la movilidad jubilatoria. También, notamos que los 3,3 puntos de la baja del déficit que se prevé para el año que viene son producto de la eliminación prácticamente total de todos los recursos extraordinarios de Covid-19 que hubo este año, como IFE y ATP”, dijo el radical.

El diputado por Córdoba, sin embargo, se mostró de acuerdo con Guzmán en que “es necesario el consumo interno para dinamizar la economía”, pero advirtió que “si no se exporta, no ingresan divisas, que es uno de los problemas centrales de la Argentina”.

“No hizo ninguna mención a la presión tributaria, ni a la disminución de la misma, y a la falta de certidumbre que significa esto, no hay ningún incentivo a las exportaciones como orden de prioridad”, cuestionó Negri.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.




Comentarios