Esto significa que esta iniciativa no será debatida este miércoles en sesión, como se preveía, sino probablemente la próxima.


El impuesto a la riqueza, que el Frente de Todos (FDT) pretende crear por ley del Congreso y que grava con un piso del 2% por única vez a las fortunas superiores a los 200 millones de pesos, podría reunir más pronto que tarde el número necesario para ser aprobado en la Cámara Baja y ser girado al Senado.

El oficialismo decidió posponer la firma de dictámenes de la comisión de Presupuesto y Hacienda, prevista para este lunes, para el viernes.

Esto significa que esta iniciativa, cuyos autores son, entre otros, el presidente de dicha comisión, Carlos Heller, y el jefe de la bancada oficialista, Máximo Kirchner, no será debatida este miércoles en sesión, como se preveía, sino probablemente la próxima.

El oficialismo estiró el trámite en el afán de conseguir el apoyo más firme posible, pero no porque no tenga los votos, situación que sí se produce en el caso de la ley de reforma de la Justicia Federal penal.

Según pudo saber Vía País, en este caso, del denominado Aporte Solidario y Extraordinario, la redacción del proyecto sufrió algunos cambios en las últimas horas, con los que algunos espacios están en desacuerdo, aunque en general hay una voluntad mayoritaria de acompañamiento. Excepto, Juntos por el Cambio (JPC), que confirmó su rechazo.

Como se trata de la creación de un nuevo impuesto, no se aprueba por mayoría simple, que es la mitad más uno de los presentes, sino por mayoría absoluta, que es la mitad más uno de los integrantes de la Cámara: 129 de los 257 diputados.

Diputados en el Congreso (Foto: NA)

Negociaciones

Para el FDT los números son siempre finitos en la Cámara Baja.

JPC, inclusive a costa de que su postura le salga cara ante la opinión pública, decidió oponerse al impuesto a la riqueza.

Esgrimen, entre otros argumentos, que la iniciativa es un desaliento a las inversiones.

Por eso, el oficialismo deberá trabajar el número de apoyos con la oposición más moderada, que suele acompañar sus iniciativas y las del Gobierno, aunque no todas las veces.

El bloque FDT tiene 117 diputados (tendría 119 si se contara a Sergio Massa, que no vota, y a José de Mendiguren, que está de licencia). Esto significa que le faltan 12 votos para asegurarse 129 o más votos positivos.

El oficialismo cuenta con apoyos seguros, como el de la neuquina Alma Sapag (MPN) y los de los cuatro peronistas cordobeses que responden al gobernador Juan Schiaretti.

En el marco de su equilibrio de señales negativas y positivas hacia la Casa Rosada, el mandatario cordobés está dispuesto a acompañar esta iniciativa; inclusive, aunque no sea un proyecto que él impulsaría.

También respaldarían el Aporte Solidario los ocho diputados que lidera José Luis Ramón (Unidad Federal para el Desarrollo, UFD); los justicialistas Eduardo “Bali” Bucca y Andrés Zottos, del bloque Justicialista, y los progresistas santafesinos Enrique Estévez y Luis Contigiani.

Los integrantes del bloque lavagnista, Consenso Federal, Alejandro “Topo” Rodríguez, Graciela Camaño y Jorge Sarghini, también están predispuestos a apoyar el proyecto, aunque en las últimas horas hicieron saber que quieren discutir algunos puntos.

Entre los cambios al texto original, uno que disgustó a la oposición en general es el de la posibilidad de gravar a los no residentes por sus tenencias en el país a través de personas jurídicas. “Vamos a ser el primer país de la tierra en poner impuestos al que viene a invertir a un país”, dijo el macrista Luciano Laspina.

Los trotskistas, Nicolás del Caño y Romina Del Plá, por su parte, presentaron un proyecto propio, pero a la hora de los bifes es improbable que vayan a votar en contra por tratarse nada menos que de un impuesto a los ricos: podrían acompañar o abstenerse de votar, posición que también le sirve al oficialismo para conseguir el número.

Si las negociaciones de las próximas 72 horas llegan a buen puerto, el proyecto obtendrá dictámenes el viernes y quedaría listo para ser debatido en otra videosesión.

JPC podría pedir una sesión presencial, pero se descarta que lo vayan a hacer: se reservarán la opción para otros proyectos con potencial conflictivo, no precisamente para salir a rechazar un impuesto que pagarán menos de 10 mil personas, que son las más ricas del país, y representan el 0,02% de la población, según un informe de la AFIP.

El organismo recaudador informó que el Aporte alcanzaría a 9.298 personas humanas y sucesiones indivisas que declararon bienes en el país y en el exterior por un monto superior a 200 millones de pesos al 31 de diciembre de 2019.

Así lo había indicado el diputado Heller, al inicio de la reunión de la comisión de Presupuesto y Hacienda de este lunes.

Heller leyó un informe firmado por la directora de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont, que no pudo participar de esta reunión por videoconferencia pero remitió el documento para consideración de los diputados.

Tras informar el “universo potencial” de 9.298 contribuyentes que se verán afectados, distinguió que 7.438 realizaron la declaración jurada de bienes personales y que los restantes 1.860 aún no lo hicieron, pero la AFIP los incluyó en su estudio realizando una actualización de los patrimonios que sí habían informado informados en períodos fiscales anteriores.

La AFIP, según informó Heller, dijo que la recaudación potencial por este impuesto rondaría los 307.000 millones de pesos, que al tipo de cambio oficial de este lunes del Banco Nación equivalen a 3.861 millones de dólares.

Heller subrayó que “el 42% de los bienes declarados por los 9.298 contribuyentes alcanzados son activos y bienes dolarizados” y que “el 92% del total están declarados en el exterior”.

Según el proyecto, la recaudación tendrá distintos destinos. Por ejemplo, un 20% se destinará a la emergencia sanitaria, y otros porcentajes, a becas para estudiantes y a aportes para habitantes de barrios populares.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.


En esta nota:

Politica


Comentarios