Tras la manifestación anticuarentena que hubo en el Obelisco, en la que se quemaron tapabocas, el canciller Felipe Solá consideró que "quemar barbijos y exhortar a quemarlos es primitivo, autodestructivo y mezquino". 

El canciller compartió su opinión en un tuit, en el que también dice que lo que ocurrió en la manifestación "pone en riesgo a los demás y es una falta de respeto al personal de salud que arriesga su vida todos los días".

El domingo, un grupo de manifestantes llevaron a cabo una protesta en el Obelisco contra la cuarentena y las medidas de distanciamiento social dispuestas por el Gobierno para mitigar la propagación del coronavirus.

"Me molesta que no se siga aplaudiendo a los médicos, para darles fuerzas, para darle ánimo, porque el esfuerzo que están haciendo es descomunal. No nos van a alcanzar los días para agradecer lo que está haciendo el personal de salud, pero hay gente que parece que no se da cuenta", dijo el domingo sobre esto Daniel Gollan, ministro de salud bonaerense.

Con información de Télam.