La perra tiene 10 años y atravesó un difícil cuadro emocional tras perder a su anterior dueño.


Un video de una golden retriever conmovió a Eugenia “la China” Suárez. Es que en las últimas horas, se conoció la triste historia que involucra a Olivia, la perra que sale a pasear cuatro peluches en la boca junto con dos colitas en el pelo.

La China Suárez y su campaña para salvar los carpinchos del country Abril (Instagram)

“¿Tiene colitas? Me llego a cruzar a Olivia por la calle, con cuatro peluches en la boca y no respondo de mí. Te aviso”, había escrito la actriz en un posteo de la dueña de la perra, Malena Stein. Sin embargo, más allá de la ternura que genera, que la golden retriever salga a la calle de esa manera responde a una dolorosa pérdida.

A principios de año, meses antes de que el Gobierno dispusiera el aislamiento por la pandemia de coronavirus, Olivia quedó huérfana. Su anterior dueño, Luis, falleció y esa muerte sumió a la perra en una profunda depresión, conocida como el “mal de ausencia”. En ese contexto, Stein le ofreció lo que en principio iba a ser un hogar temporal.

En un primer momento, las cosas no fueron fáciles. “No comía, no tomaba agua. Tenía algo llamado ‘mal de ausencia’. Lloraba todo el tiempo con la zapatilla del anterior dueño en la boca, la llevaba de un lado al otro. Pensé que no lo iba a lograr”, sostuvo Stein en una entrevista con la revista ParaTi.

Stein es instructora de pilates y suele recibir juguetes que luego dona a diferentes lugares. De una de las cajas de donaciones, Olivia tomó un peluche y eso hizo que luciera más animada. Con cada donación, la perra hacía lo mismo: se quedaba con un juguete para ella. Así fue el principio de la recuperación.

Olvia, la golden que conquistó el corazón de la china suárez

 Y lo que en un comienzo iba a ser una hogar de tránsito se convirtió en su casa definitiva. Los veterinarios sugirieron que, por su cuadro, no sería conveniente que la perra experimentara una nueva separación en tan corto tiempo. Eso hizo que Stein tomara un decisión importante: la perra se quedaría con ella, con Felipe y Camila, sus otras dos mascotas.

 Hoy, seis meses más tarde, Olivia está de mejor. Sale acompañada de sus juguetes, conquista a las persona que la cruzan y se convirtió en la estrella de las cuentas de Instagram y TikTok de su nueva mejor amiga.




Comentarios