La falta al joven delatero francés generó un momento de alta tensión entre los jugadores en la cancha.


Paris Saint Germain, con los argentinos Leandro Paredes, Mauro Icardi y Ángel Di María de titulares, se consagró campeón de la Copa de Francia, al vencer este viernes en la final a Saint Etienne por 1-0.

Sin embargo, más allá de los festejos, hubo una noticia que paralizó a los hinchas del equipo parisino: la lesión del delantero Kylian Mbappé.

A​ los 33m de la etapa inicial, luego de una entrada muy fuerte del defensor de Saint Etienne Loïc Perrín -quien finalizaba su carrera profesional con este partido y se fue expulsado-, Mbappé tuvo que ser reemplazado.

La falta generó un momento de alta tensión entre los jugadores en la cancha y la lesión de Mbappé, que debió trasladarse con muletas.

(REUTERS/Christian Hartmann)

Preocupa de cara al partido que PSG debe jugar el miércoles 12 de agosto ante Atalanta, de Italia, por los cuartos de final de la Champions League.

El único gol del encuentro, desarrollado en el Stade de France y que marcó el regreso oficial del fútbol galo tras la suspensión que causó la pandemia de coronavirus, fue obra del crack brasileño Neymar a los 13 minutos de la etapa inicial.

El equipo parisino, que esta temporada ya había sido declarado campeón de la Liga francesa (era líder al momento de la suspensión), se quedó con su quinta Copa en los últimos seis años, una hegemonía apenas interrumpida la edición pasada, cuando cayó por penales en la final ante Stade Rennais.

Con información de Télam.




Comentarios