Sus vecinos del country privado, ubicado en Pilar, no quieren que se mude y piden que salde su deuda.


En el barrio privado Ayres del Pilar, ubicado a la altura del km 43,5 de la ruta Panamericana, el empresario Lázaro Báez tiene tres lotes donde construyó una casa a nombre de Badial SA, una de sus empresas. Es allí donde pretende mudarse si consigue, finalmente, su excarcelación.

Se trata de una vivienda con techos de tejas, unos 250 m2 cubiertos, un lote de más de 800m2 y una pileta de 6×4. “No es una casa lujosa, mucho menos dentro de este barrio”, contó un vecino.

Según se supo, la deuda por expensas asciende a $907.894. Unos $309.401 corresponde al lote K01, otros $309.401 al lote R33 y $289.092 al lote N37. Sobre este último, está la casa que Báez piensa habitar si puede pagar la fianza de $632 millones que fijó la Justicia para poder acceder a su excarcelación.

El estado de la deuda de Báez podría ser incluso mayor ya que el balance de acreedores tiene fecha de enero de 2020. Los vecinos aseguran que desde ese mes no hubo ningún movimiento para cancelar el monto.

El miércoles por la noche, los vecinos se acercaron a la entrada del barrio privado para protestar ante el posible traslado del empresario K. Algunos mostraron su enojo golpeando las cacerolas, mientras que otros acompañaban con aplausos y carteles.

Cacerolazo en Ayres del Pilar (Web)

La decisión del Tribunal Oral Federal 4 (integrado por los jueces Guillermo Costabel, Daniel Obligado y Jorge Gorini) en cumplimiento de un fallo de la Cámara Federal de Casación, máximo tribunal penal, es que Báez, detenido con prisión preventiva desde hace más de cuatro años, puede dejar la cárcel, previo pago de una fianza de $632 millones.

La causa, conocida como la Ruta del Dinero K, está en juicio desde 2013, aunque aún no hubo sentencia. A la par, Báez también está siendo juzgado en otro juicio junto a la vicepresidenta Cristina Kirchner por corrupción en la obra pública. Es por direccionar contratos desde el Estado a su compañía Austral Construcciones.

Lázaro y Martín Báez.

Uno de las vecinas que protestaba en la puerta del country, dijo: “Acá él tiene cuatro terrenos y dos casas y nunca pagó una expensa. Y ahora va a venir acá otra vez, ¿va a pagar? No. Y no es un señor que no tenga plata. ¿Por qué tengo que pagar yo por él?“.

Otro de los vecinos expresó que está en contra de la llegada de Báez porque “es uno de los principales corruptos que tiene el país” y remarcó que “es una vergüenza que lo hayan liberado y lo manden a este barrio“.




Comentarios