El finlandés, que dominó el Gran Premio de Austria, mostró junto con los demás pilotos la remera con la frase "End Racism" (Basta de racismo). Sin embargo, no todos los pilotos se arrodillaron en la foto previa. ¿Por qué?


El finlandés Valtteri Bottas celebró su triunfo en el Gran Premio de Austria mostrando una remera con el mensaje “End Racism (Basta de Racismo)”, un mensaje emitido también antes del inicio de la carrera.

En su gesto, Bottas fue acompañado por el monegasco Charles Leclerc y por el británico Lando Norris, que finalizaron detrás del piloto de Mercedes a bordo de su Ferrari y de su McLaren, segundo y tercero, respectivamente.

Podio contra el racismo tras el Gran Premio de Austria de Fórmula 1.

Como parte del protocolo para evitar la propagación del coronavirus los tres pilotos no se subieron al tradicional podio posterior a cada carrera. También antes del inicio de la primera fecha de la 71a temporada de la Fórmula 1 14 de los 20 pilotos de la categoría se arrodillaron para sumarse a la campaña para terminar con el racismo en el mundo.

Los pilotos, apoyando el movimiento Black Lives Matter (Las vidas negras importan), en la grilla de largada antes de la carrera.

Leclerc y el holandés Max Verstapen, que debió abandonar la carrera por un problema en su Red Bull, estuvieron entre los seis pilotos que permanecieron de pie, aunque al igual que los demás lucieron una remera con el mensaje “End Racism”.

El finlandés Kimi Raikkonen y el italiano Antonio Giovinazzi, ambos de Alfa Romeo, el español Carlos Sainz (McLaren), el ruso Daniil Kvyat (Alpha Tauri) fueron los otros pilotos que permanecieron de pie.

En tanto, el inglés Lewis Hamilton, que finalizó cuarto a bordo de su Mercedes, consideró que sus colegas que permanecieron de pie no entienden el racismo “Creo que todos tienen el derecho de expresarse cuándo y cómo les parezca”.

No me arrodillo, pero respeto y apoyo las decisiones personales de cada piloto”, explicó Verstappen desde Twitter.

A su vez, Leclerc eligió la misma red social para expresar que “lo que importa son los hechos y el comportamiento en nuestra vida cotidiana más que estos gestos formales que podrían ser considerados controversiales en algunos países”. “No me arrodillaré, pero esto no significa que estoy menos comprometido que los demás en la lucha contra el racismo”, había anticipado Leclerc.

También, la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) anunció la donación de 1 millón de euros a la fundación “We Race as One (Corremos como uno)” que tiene entre sus metas la creación de una cultura más inclusiva y diversificada dentro de la F1.

Otro de los objetivos de la fundación es acercar a los mejores talentos a roles técnicos, comerciales y empresariales eliminando cualquier barrera discriminatoria.

Bottas y el Mercedes ganador. Los coches del equipo alemán estrenaron color negro para esta temporada; justamente, un mensaje contra el racismo y en favor de la diversidad.

El presidente de la FIA, el francés Jean Todt, destacó que se trata de “un primer paso y llegarán más” y enfatizó que “deberemos combatir cualquier forma de discriminación en particular a causa del color de la piel, de la religión, del origen étnico o social”.

“Estamos orgullosos de que la FIA haya hecho esta donación muy generosa de 1 millón de euros a la fundación que anunciamos el mes pasado”, valoró Chase Carey, director ejecutivo de Liberty Media, dueña de los derechos comerciales de la F1 “Es un paso importante hacia nuestro objetivo de apoyar las oportunidades y educativas y laborales clave para los grupos postergados”, agregó.




Comentarios