El Canciller defendió el plan para intervenir la empresa y explicó que "el Estado no tiene interés en convertirse en productor de bienes y servicios".


El canciller Felipe Solá defendió este jueves la decisión del Gobierno de intervenir la empresa cerealera Vicentin, aunque admitió que fue una “sorpresa” y que “a lo mejor eran necesarias más consultas”.

“Vicentin fue una sorpresa, a lo mejor fueron necesarias más consultas… la decisión se difundió de una manera no querida. Nos ha costado mucho explicar que el Estado no tiene ningún interés en convertirse en productor de bienes y servicios”, explicó el canciller en diálogo con radio Futurock FM.

En el caso Vicentin el peligro es la trasnacionalización, que un fondo multinacional compre a precio bajo y que, cuando les surja otra posibilidad de negocios, se vayan, con una mirada que no tiene que ver con la región, ni con la producción ni con el trabajo”, argumentó.

Vicentin. (AFP)

El multitudinario banderazo del pasado sábado pareció apaciguar los ánimos del Gobierno para avanzar sobre Vicentin y ahora maneja la posibilidad de que se transforme en mixta y con conducción estatal.

En este contexto, el Senado aprobó este miércoles la creación de una comisión bicameral para investigar las deudas que tiene la empresa cerealera con el Banco Nación.




Comentarios