Seis diputados y seis senadores investigarán, entre otras cosas, si hubo irregularidades en los créditos que el Banco Nación le otorgó a la empresa.


Sólo con el voto del oficialismo, y el rechazo de la oposición, el Senado aprobó este miércoles por la noche y giró a Diputados un proyecto de ley del senador neuquino Oscar Parrilli, mano derecha de Cristina Fernández de Kirchner, que crea una comisión bicameral encargada de investigar la relación crediticia entre la empresa cerealera Vicentin y el Banco Nación, durante la presidencia de Mauricio Macri.

El frente opositor de 29 senadores, que conforman los 25 de Juntos por el Cambio (JPC) y los 4 del interbloque Parlamentario Federal (PF), no solamente cuestionó la iniciativa de fondo —entre otras cosas por ceñirse al gobierno de Cambiemos y no a los períodos anteriores— sino también que se la haya debatido sin que tuviera vinculación alguna con la pandemia.

Los opositores señalaron que el oficialismo viene incumpliendo de manera flagrante el acuerdo de mayo para que el Senado, que venía sin sesionar, pudiera volver a votar leyes de manera virtual: que sólo se debatan proyectos del Ejecutivo o iniciativas relacionadas con la epidemia de Covid-19.

La oposición también alertó que el reglamento del Senado exige los dos tercios de los votos de los miembros de la Cámara para crear comisiones, pero el oficialismo respondió que esa exigencia solo aplica para proyectos de resolución, y no para proyectos de ley, como el que obtuvo la media sanción.

La votación terminó 41 votos afirmativos a 29 negativos.

Cruces

Durante la discusión, el fueguino Matías Rodríguez defendió el hecho de que el Senado debatiera la creación de una comisión pese a las quejas de la oposición, resaltando que la deuda de Vicentin con el Banco Nación es de $ 18.162 millones, lo que “equivale a todos los créditos que se dieron a monotributistas y autónomos a tasa cero” por la crisis económica por la pandemia. “Cómo no va a tener que ver”, argumentó el camporista.

El macrista Esteban Bullrich remarcó que “en estas cuatro sesiones virtuales” solamente se han debatido “dos proyectos originados en el Senado” y que “los dos son del mismo autor, Parrilli”: la comisión Vicentin y, en la sesión pasada, la suspensión por seis meses de la constitución de Sociedades de Acción Simplificada (SAS), instauradas durante el macrismo.

“Estos proyectos nada tienen que ver con el Covid-19. Y no es serio que sigamos siendo una cámara que solo se usa para la venganza, la revancha y los sentimientos de rencor de una, dos o tres personas”, dijo Bullrich.

Vicentin, el amigo de todos

A su turno, la cordobesa Laura Rodríguez Machado, sostuvo que “Vicentin se viene financiando con el Banco Nación prácticamente desde sus orígenes”, en 1929, pero que “en el último mandato de Cristina Kirchner el incremento de su deuda con el Banco Nación subió un 261%”.

“Qué raro es que el proyecto del senador Parrilli no pregunte sobre ese período”, dijo la senadora del PRO, mientras la transmisión de Senado TV ponchaba al exsecretario de Inteligencia de Cristina Kirchner riéndose a través de su webcam.

Después Rodríguez Machado largó una bomba: “Los diez directivos más importantes de Vicentin figuran como aportantes a una campaña electoral, la de 2007. No la de Macri, la de Cristina Fernández de Kirchner. ¿Se olvida tan rápido de quién es amiga la gente de esta empresa?”.

Parrilli le respondió admitiendo que Vicentin aportó a la campaña de Cristina Kirchner de 2007, pero con una chicana: “También a la del senador [Julio] Cobos, que era su compañero de fórmula“.

Respecto del período de su proyecto, 2016-2019, para investigar la relación Vicentin-Banco Nación, el neuquino dijo: “Si esto es un obstáculo para que ellos (la oposición) apoyen el proyecto, no tengo problema, ¿eh? Investiguemos todos los créditos, desde el origen”.

Pero el proyecto obtuvo la media sanción sin tal modificación.

Cámaras apagadas

Antes del debate de este proyecto, JPC y el interbloque PF —con la excepción de la neuquina Lucila Crexell, que votó con el oficialismo— se habían ausentado del debate y la votación de tres convenios internacionales, por considerar que el oficialismo los había metido en el temario, otra vez violando el acuerdo para las sesiones virtuales.

Los convenios en cuestión son para la Eliminación de la Violencia y el Acoso en el Mundo del Trabajo; para la Extradición entre las Repúblicas de Argentina y Rumania, y para la Extradición entre las Repúblicas de Argentina y Brasil. Y fueron aprobados por 42 votos a 0.

(Foto: Prensa Senado)

El salteño Juan Carlos Romero, presidente del interbloque PF, explicó que aunque la oposición estaba a favor de los tres proyectos decidieron ausentarse para no convalidar la ruptura de la palabra y los acuerdos.

No queremos que nos metan por la ventana la reforma judicial“, dijo el senador opositor.

Luego fue duro con el oficialismo: “No tenemos confianza en esa agenda extrema y llena de resentimiento. Existía hace 5.000 años la Ley del Talión, que era la ley de la compensación equivalente, que era tal vez novedosa hace 5.000 años, pero hoy es anacrónica y primitiva. Es la ley del ojo por ojo, diente por diente, que es el modelo que yo veo que el kirchnerismo viene a imponer a través del Congreso”, espetó Romero.

Duelo mendocino

La camporista Anabel Fernández Sagasti, una de las autoras de la idea de expropiar Vicentin, aprovechó su discurso para cargar tintas contra el presidente de la UCR, Alfredo Cornejo.

“Cuando fue gobernador de Mendoza (2015-2019), expropió un centro de esquí. Sí, así como lo oyen. Un centro de esquí que le dio en concesión, no sabemos con qué fines, a algunos ciudadanos de Mendoza”, dijo.

Señaló que como “resultado” de esa expropición dispuesta por Cornejo “hoy es que ese centro de esquí está vandalizado”, porque “se han robado todo”.

Y volvió a disparar contra el actual diputado por Mendoza: “Que los opositores sean serios. Cuando salgan a violar la cuarentena e inciten a violar la cuarentena, digan la verdad, digan lo que hacen cuando gobiernan en sus provincias: que expropian, y con maniobras inclusive mucho más espurias que las de los CEOs de Vicentin”, afirmó la senadora.

(Foto: Clarín)

Antes, Fernández Sagasti, cercana a Cristina Kirchner, dijo que el Congreso no podía “convalidar que se vacíen empresas con fondos públicos y que se deje a un tendal de productores y trabajadores entre la pampa y la vía”.

Sostuvo, al respecto, que “es necesario explicarles a los argentinos por qué una empresa, la sexta exportadora de granos, pasó de la solidez financiera de julio de 2019 en los últimos seis meses del gobierno de Macri tomar 26 créditos solamente en noviembre”.

“Calculo que González Fraga [Javier, presidente del Banco Nación durante el gobierno de Macri] ha ido hasta los domingos a firmar los créditos. La verdad es que es una vergüenza. Es imposible sostener que este Congreso no tenga que investigar qué pasó con esos créditos y con el caso Vicentin”, insistió la camporista.

Qué dice la ley de Parrilli qué se aprobó

El proyecto de creación de la Bicameral Vicentin obtuvo dictamen la semana pasada en la Comisión de Asuntos Constitucionales, gracias a las firmas del oficialista Frente de Todos y de su aliado Weretilneck.

En momentos en que el gobierno de Alberto Fernández busca sacarse de encima la expropiación de Vicentin y encapsular la cuestión en Santa Fe, para apelando a la propuesta del gobernador Omar Perotti de que la solución continúe en el marco del concurso judicial, Parrilli propone la creación de una bicameral dedicada a este tema; en particular, a los su vinculación crediticia con el Banco Nación.

Esta comisión bicameral, según la propuesta, estará compuesta por seis diputados y seis senadores, e investigará las “presuntas irregularidades que pudieran existir en la relación crediticia entre el Banco de la Nación Argentina y la empresa Vicentin SAIC, posible defraudación y estafa comercial a acreedores, clientes de la firma y/o empresas de Cereales y Soja con las que competía”.

Dicha comisión también deberá echar luz sobre “la detección de posibles operaciones de encubrimiento y/o lavado de activos que pudieren ser de origen delictivo y la responsabilidad de la Unidad de Información Financiera (UIF) por incumplimiento en sus obligaciones de control”.

Además, según el proyecto, deberá indagar si se “han efectuado giros o movimientos financieros a sus vinculadas en el país y/o en el exterior, afectando dolosamente los ingresos públicos”.

poEn la sesión especial de este miércoles también fueron incluidos dictámenes de la comisión de Relaciones Exteriores sobre los convenios para la Eliminación de la Violencia y el Acoso en el Mundo del Trabajo; para la Extradición entre las Repúblicas de Argentina y Rumania; y para la Extradición entre las Repúblicas de Argentina y Brasil.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.




Comentarios