La mayoría fue destinado a necesidades sanitarias y promoción y asistencia social, según un estudio de CIPPEC.


El gasto social argentino aumentó $500.000 desde el comienzo de la pandemia, es decir 27% con respecto al año pasado, según reveló un informe del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC).

Las áreas y necesidades que concentran la mayoría de los aumentos relativos son: necesidades sanitarias ($50.000 millones entre marzo y mayo, con respecto a igual período del 2019, es decir una suba de 66%) y promoción y asistencia social ($40.000 millones, equivalentes a un aumento del 115% anual). Mientras, las erogaciones de la seguridad social aumentaron $370.000 millones, el 26% interanual.

Ingreso Familiar de Emergencia (IFE)

Los datos se desprenden del informe “Las cuentas de la Administración Pública Nacional en tiempos de Covid-19”, que elaboró el economista José Gasparín, investigador asociado del CIPPEC.

A la vez, entre marzo y mayo de 2020 la recaudación en Argentina cayó 25% interanual y el gasto creció 20% interanual en el mismo período. Como resultado, la Administración Pública Nacional alcanzó un déficit de $890.000 millones, alrededor del 3% del PBI en lo que va del año.

“Las cuentas públicas muestran el activismo del Estado nacional para enfrentar la pandemia, pero al mismo tiempo ha expuesto aún más nuestras debilidades en materia fiscal”, detalló Gasparín.

El gasto, según el estudio, aumentó 20% a partir de marzo, hasta alcanzar el 32% en mayo. Esta suba se explica, sobre todo, por las partidas destinadas a atender las necesidades del sistema de salud, a la protección social, a cuidar el empleo y dar continuidad de las empresas y, por último, asistir a las tesorerías provinciales.

Las transferencias a las provincias representan $125.000 millones desde marzo, $110.000 millones más que en el mismo período del año pasado (un aumento en términos reales del 360%).




Comentarios