En el perfil de Facebook de uno de los delincuentes que mató a la playera de Moreno, Débora Ríos (36) se anticipaba su intención de salir a delinquir.

"Cero peso... ya van a esperar de mí", publicó Enzo Aylan (24), y recibió comentarios de su hermana Patricia: "Portate bien hermano, no hagas cagada por favor. Andá a descansar".

El post de Enzo Aylan hora antes del ataque a Débora Ríos (Web)

"Sabés que no me voy a portar bien si no tengo plata. Yo pido a mi familia antes de ir a robar, pero si no me dan, otra no queda", cierra la charla el muchacho, que horas después interceptó a Ríos de madrugada, mientras ella caminaba a su trabajo en una estación de servicio ACA de Cuartel V, Moreno.

Enzo Aylan (24) detenido acusado de robar y asesinar a Débora Ríos (Web)

Ríos vivía con su hijo de 13 años y su mamá en una casa que había podido comprar con los ahorros de toda su vida. Hacía más de cinco años que trabajaba de playera desde las seis de la mañana, por lo que solía caminar de noche. "Nos contaba que era muy oscuro", contó uno de sus compañeros, Daniel. Por eso, Débora solía llevar con ella una aerosol de gas pimienta.

Cuando el lunes llegó a la esquina de San Fernando y Malabia fue interceptada por tres jóvenes, uno de ellos Aylan, que vive a pocos metros del lugar- "Entregá todo que te va a lastimar", le advirtió uno de los delincuentes."¡No me hagas nada, tengo un hijo!", pidió Debora.

Débora Ángela Ríos tenía 36 años y fue asesinada en Moreno (Web)

La mujer intentó defenderse con el gas pimienta, pero los delincuentes la apuñalaron con un destornillador y un cuchillo: recibió 31 heridas en el estómago y en los brazos.

Aylan y Alexis Iván Matcovich (20) fueron detenidos horas después en la casa de Aylan, que es papá de un nene de dos años. Allí se secuestraron un par de zapatillas, lavadas recientemente. También encontraron un pantalón de jean con rastros de sangre entre unos matorrales.

En lugar donde asesinaron a Débora Ríos (Web)

"Ella solamente trabajaba. Le arrebataron todo, su futuro", lamentó Daniel. Otra de sus compañeras, Claudia, calificó a Débora como "re buena compañera, excelente persona" y cerró entre llantos: "Ayer (domingo) estuvo con nosotros, comimos todos juntos y hoy nos encontramos con esta noticia".