Por la actividad económica paralizada, corren riesgo cientos de miles de empleos. Comerciantes y empresarios industriales están desesperados.


El Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) tiene 13.258 kilómetros cuadrados y alberga a 16 millones de personas. Una megaciudad con zonas de altos niveles de pobreza ahora acechada por el coronavirus y la crisis económica, que se profundiza por la extensión de la cuarentena.

Cuando la pandemia empezó a aterrizar, en esta zona del país el 55,7% de la población tenía problemas de empleo. Uno de cada diez estaba desocupado y el resto tenía algún trabajo pero buscaba otro para sumar ingresos o estaba subocupado, según el Indec.

Si se observa a uno y a otro lado de la avenida General Paz (que rodea todo el territorio porteño), las situaciones son algo distintas: en la Capital Federal la desocupación es del 6,9% y en el Conurbano (integrado por 40 municipios bonaerenses) llega al 10,8%.

Foto: JUAN MABROMATA / AFP.

Según la estimación multidimensional de la Universidad Católica (UCA), la pobreza en la Capital afecta al 9,2% de la población y llega al 47,7% en el conurbano. En tanto, el AMBA tiene el 43% del trabajo privado registrado (2,6 millones) y genera el 40% del Producto Bruto Interno nacional.

Agustín Salvia, quien conduce el Observatorio de la Deuda Social de la UCA, advirtió que la situación para el país será muy compleja en los próximos meses, pero señala que en el AMBA y sobre todo en el Conurbano, la crisis social será más compleja.

El 50% de la población ocupada en el GBA está paralizada. Esto llega al 75% de los sectores pobres. Y lo único que tienen es la transferencia de ingresos del Estado, que ayuda, evita el colapso y mantiene la paz social de forma transitoria”, expresó el experto.

Todos los indicadores socioeconómicos empeoran cuando se cruza la avenida hacia el lado bonaerense. Pero ahora, el impacto que genera la cuarentena obligatoria avanza sin distinciones: se observan más locales cerrados y la desesperación económica crece.

El 79% de los infectados de coronavirus vive en el AMBA. Esto explica que la zona siga en la fase tres de la cuarentena y que haya municipios (como Moreno) que tuvieron que volver atrás, endureciendo las restricciones.

Foto: JUAN MABROMATA / AFP.

Fuentes de la gobernación bonaerense señalaron a Vía País que con excepción del Conurbano, Bahía Blanca, General Pueyrredón, San Antonio de Areco y Luján, los otros 91 municipios están avanzando en la reapertura y tienen niveles de actividad que van del 60% al 80%.

En la Capital, 20.000 comercios que habían reabierto sus puertas tuvieron que volver a cerrar. El ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, explicó que esto se debe a que se comprobó que se estaban dando elevados niveles de aglomeraciones justo en momentos en los que se acerca el pico de contagios.

Para el presidente de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), Gerardo Díaz Beltrán, la extensión de la cuarentena configura un escenario propicio para el cierre irreversible de empresas.

La CAME le hizo un pedido al Gobierno de Alberto Fernández que aún no halló respuestas. Pide un “rescate financiero” que permita la supervivencia de las PyMes, que movilizan el 70% del empleo privado en el país, hasta que el mercado reaccione y se pueda devolver el dinero sin pagar intereses que superen la rentabilidad generada.

Es tal la interrelación demográfica en esta zona que lo que haga la Ciudad o un municipio, impacta en el vecino. Y si bien desde marzo se incrementó la infraestructura hospitalaria, el pánico de las autoridades a un estallido sanitario es hoy preponderante.

Para tomar dimensión del movimiento: Capital Federal tiene 2.741.500 puestos de trabajo. El 49,8% vive en la Ciudad y el resto ingresa desde el Conurbano. A su vez 265.500 porteños van al Gran Buenos Aires a trabajar, según datos del Centro de Estudios Metropolitano (CEM).

Estos datos, dice el CEM, muestran que la apertura de las actividades económicas y comerciales en la Capital genera una fuerte movilidad, poniendo en riesgo los resultados logrados hasta aquí con la cuarentena.

Una encuesta sobre 600 casos realizada por el Observatorio Gente en Movimiento indica que el 56% de los que alquilan en la Capital Federal –una vivienda o un local comercial- aseguró que a fin de mayo no podrá pagar el alquiler o tendrá serias dificultades para hacerlo.




Comentarios