La pandemia de coronavirus golpeó duramente al transporte aéreo, que para reanudar sus operaciones deberá volver a conseguir la confianza de los viajeros y evitar las restricciones nacionales, estimó el director general de la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA), Alexandre de Juniac.

La IATA, que representa a uns 290 aerolíneas, estima que el tráfico volverá a su nivel anterior a la crisis recién en 2023.

Un trabajador desinfecta un avión de Air France en el aeropuerto Charles de Gaulle, en París (Ian LANGSDON / POOL / AFP)

Y es que con las naciones de todo el mundo cerrando fronteras, y la gente quedándose en su casa, el tráfico aéreo se detuvo casi por completo. "Nunca hemos visto nada como esto", dijo a AFP de Juniac.

Entre 80% y 90% de los aviones están clavados al suelo, unos 4,5 millones de vuelos han sido cancelados y se estima que este año se perderán 314.000 millones de dólares en ingresos.

Con la relajación de las medidas de confinamiento en algunos países, varias aerolíneas han anunciado planes para comenzar a retomar progresivamente los vuelos en las próximas semanas, tanto nacionales como internacionales.

"Una de las claves para reanudar los vuelos es un sólido proceso de control de los pasajeros que restablezca la confianza", así como "convencer a los gobiernos para que levanten los cierres de fronteras", dijo de Juniac.

Cuándo abrirán las fronteras (Fuente: Clarín)

Juniac, antes presidente de Air France, aseguró que la industria está trabajando en el desarrollo de procedimientos "que son al mismo tiempo seguros y permiten operaciones económicamente viables".

Descartó la idea de dejar asientos vacíos para mantener una distancia física entre los pasajeros que "no proporcionaría seguridad adicional", pero que tendría un "impacto económico absolutamente catastrófico", ya que las aerolíneas tendrían que "aumentar los precios entre un 50% y un 100%".

Además contó que se están llevando a cabo discusiones en la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), así como entre países "para tratar de tener un enfoque convergente que esté armonizado en todo el mundo en cuanto a los controles de salud".

Deberían concluir a finales de mayo, según Juniac. La idea es evitar un "mosaico" de medidas de seguridad, como sucedió tras los ataques del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos.

Cómo serán los viajes del futuro

Presentar una declaración de salud en el aeropuerto, controles de temperatura, el uso obligatorio de mascarillas, servir comida preenvasada para evitar los contactos, son algunas de las medidas contempladas para tranquilizar a los pasajeros y a los gobiernos.

A las que se añade un sistema de filtración del aire de alto rendimiento en los aviones para crear una red anti covid.

Industria en crisis 

Varias aerolíneas ya han anunciado el despido de decenas de miles de empleados.

De Juniac señaló que sólo tres o cuatro aerolíneas se han ido a pique, incluyendo Virgin Australia que se declaró voluntariamente en suspensión de pagos en abril.

Si las aerolíneas sobreviven, es gracias, según él, a la reacción "muy rápida y muy fuerte" que han tenido los estados para sostener, de diversas formas, al sector en todo el mundo "considerando que es un sector absolutamente estratégico".