Las demoras en la Justicia y la imposibilidad de avanzar virtualmente terminaron jugando a favor de la mandataria y otros imputados.


Un contexto desfavorable, de pandemia, terminó beneficiando judicialmente a la vicepresidenta y expresidenta Cristina Kirchner, procesada por ocho causas, todas elevadas a juicio oral. La demora en los avances de la Justicia de Comodoro Py le dan tiempo y “aire” a la mandataria.

Algunas de las decisiones tomadas en los últimos meses en Comodoro Py modificaron la situación en la que se esperaba que Kirchner estuviera a esta altura de 2020. Por ejemplo, el 21 de mayo se cumplirá un año desde que comenzó a ser juzgada por la presunta corrupción en la obra pública junto a Lázaro Báez, Julio De Vido. José López, y otros trece acusados más. El Tribunal Oral Federal 2 (TOF 2) a cargo del juicio, estimaba para estas alturas, tener más avanzadas las declaraciones testimoniales que son más de cien, informó Clarín.

Cristina Kirchner (Twitter/@CFKargentina)

Con el juicio en suspenso, el fiscal Diego Luciani pidió retomar las audiencias de forma online, pero el TOF 2 sostuvo que las condiciones actuales no permiten tal cosa. A pesar de que solicitó al Consejo de la Magistratura mejoras en los soportes virtuales, los jueces le respondieron que, aún utilizando la Sala AMIA, que es la más amplia, no sería posible respetar el distanciamiento social requerido.

Por eso, no será hasta el fin de la pandemia que podrá comenzar el primer juicio por presunta corrupción contra la vicepresidenta.

Además, el juicio por lavado de dinero contra la familia Kirchner -Hotesur y Los Sauces-, que se esperaba comenzara después de mitad de año, no lo hará hasta el año que viene.

Pero a la vez, el TOF 5 requirió informes a los interventores judiciales y no descarta devolver a la familia Kirchner la administración de las empresas investigadas por lavado de activos por más de $100 millones. Hotesur y Los Sauces pertenecen en la actualidad a Máximo y Florencia Kirchner, a pesar de que están intervenidas hace tres años.

Mientras, en la causa conocido como los Cuadernos de las Coimas, donde la vicepresidenta está procesada en tres causa como jefa de la asociación ilícita, se encontraba en etapa de ofrecimiento de prueba, pero esto requiere que las partes, más de 52 imputados, accedan a los cientos de cuerpos que conforman el expediente ya que no todo está subido al sistema online, así que tampoco podrá avanzarse durante la pandemia.




Comentarios