Maite Peñoñori tuvo un pequeño percance cuando intentaba mostrar cómo se viaja durante la cuarentena en transporte público en la Ciudad. La panelista de LAM, con un tapaboca identificando al programa, se disponía a bajar al anden del subte cuando algo inesperado ocurrió.

La cronista del magazine de eltrece se aventuró a bajar a una de las estaciones de la línea D del subte, cuando vivió un insólito blooper en el que terminó bastante molesta con los pedidos de la producción.

"Estás medio rebelde últimamente, Maite...", le dijo el conductor Ángel de Brito cuando la joven se negó a inspeccionar las instalaciones sanitarias del lugar.

"Conociéndote, ya me veía abriendo la puerta del baño", dijo ella. "Y sí, ¿para qué te tengo ahí?", la cargó un poquito Ángel.

Pero allí llegó el momento de mayor tensión. El conductor le pidió que no subiera, que parara pero Peñoñori encaró por su cuenta hacia una escalera mecánica en movimiento.

Maite Peñoñori

¿Qué pasó? La panelista no podía bajar y empezó a decir nerviosa “¡Ángel, no puedo ya bajar, no me hagas esto!”, decía mientras el periodista le recordaba que nunca le había dicho de subir.

 "¡No, no puedo, no puedo!", empezó a repetir Maite, nerviosa y entre risas, bajando los escalones al revés, hasta llegar al fin, sana y salva.

Aún nerviosa, pero ya en el piso, la notera expresó: "¡Los odio! ¿Mirá si me caía?".