Susana Giménez está pasando la cuarentena en su mansión de Barrio Parque. Si bien respeta todas las medidas sanitarias y comparte cotidianamente tips de bienestar con sus fans, sentía que algo le faltaba: la compañía de una mascota.

Debido al aislamiento social, preventivo y obligatorio, la diva se encontró separada de Beto, Kiko y Thelma, sus tres amores perrunos de raza vizsla o braco húngaro, que viven en la residencia La Mary, de Punta del Este.

Pero la tristeza terminó. En Instagram, donde la siguen 2,2 millones de personas, presentó a su nueva cachorra Rita.

"Vamos a pasar juntas lo que queda de cuarentena jugando, dándole de comer, enseñándole todo, hasta que podamos viajar a ver a sus hermanos que están esperándonos", contó. En un día, el video sumó casi un millón de reproducciones.

Algunos se molestaron porque compró una perrita en vez de adoptar, aunque fueron los menos. Lo que verdaderamente sorprendió, fue el look de la rubia: jogging, rodete, cara lavada, barbijo y remera suelta. Eso sí, vestía un saco de algodón, con un "toque" glamoroso (de piel sintética).

Lejos de criticarla, todos la aplaudieron. En particular Jorge Rial, que aprovechó su espacio en la televisión para halagarla: "Me encanta. Quiero destacar algo, más allá del perro y todo. Susana salió a la vereda... miren cómo está vestida, sin maquillaje. Le chupa un huevo todo. Eso me gusta".

"Es que Susana es Susana, más allá de cualquier cosa, más allá del look. La gente la quiere ver así, natural, y se banca todo. Por eso, cuando vemos los videos de Punta del Este, que ella llega y los perros se le tiran... ella llega con chancletas, en joginneta, con buzo, no le importa nada porque es Susana", remataron, desde el estudio.