Roberto Osvaldo Martingano, director médico del Sanatorio de la Trinidad y a Miriam Eliana Frías, instrumentadora, fueron procesados por encubrimiento de la muerte de la periodista y legisladora porteña Débora Pérez Volpin, en febrero de 2018.

Por el fallecimiento, ocurrido durante una endoscopía en ese sanatorio, ya fue condenado en 2019 el endoscopista Diego Bialolenkier, mientras que la otra acusada, la anestesióloga Nélida Inés Puente, fue absuelta.

Diego Bialolenkier, el endoscopista condenado por la muerte de Débora Pérez Volpin (Rolando Andrade)

Ahora se realiza un segundo juicio y los procesados son Martingano, por encubrimiento del homicidio culposo, y Frías, por ser autora penalmente responsable de falso testimonio. Ambas penas no contemplan la prisión preventiva, publicó Clarín.

Además se les impusieron embargos de $500.000 para Martingano y $250.000 a la instrumentadora.

Comenzó el juicio por la muerte de Débora Pérez Volpin. Fotos Luciano Thierberger

Los abogados de la familia de Pérez Volpin, Diego Pirota y Deborah Lichtmann, habían pedido también el procesamiento de la jefa de instrumentadoras de La Trinidad, que fue sobreseída.

Martingano está señalado por haber presentado como prueba parte del endoscopio que presuntamente se usó para intervenir a la periodista con el número de serie limado, por lo que los investigadores y peritos no pudieron determinar exactamente "el origen y localización del instrumento" ni el detalle de "los controles acerca de su correcto funcionamiento".

Débora Pérez Volpin junto a sus hijos Luna y Agustín Funes

También se detectaron, según la querella, irregularidades en la CPU conectada al equipo endoscópico y en los archivos donde debería haber información sobre el endoscopista y la víctima.

La periodista falleció en el Sanatorio La Trinidad de Palermo el 6 de febrero de 2018 cuando era sometida a un estudio endoscópico abdominal alto.