Un gatito callejero de cuatro meses salvó a su hermano ciego de morir de hipotermia debido a las altísimas temperaturas. El hecho ocurrió en Londres, Reino Unido, y afortunadamente ambos fueron rescatados justo a tiempo y trasladados al veterinario.

Dot y Specks, tal como se llaman los felinos, fueron encontrados acurrucados en un jardín. No solo tenían frío, sino que estaban hambrientos, asustados y tenían pulgas.

Specks y Dot casi mueren de hipotermia, pero fueron rescatados justo a tiempo.

Specks fue diagnosticado con cataratas en ambos ojos, por lo que su visión es casi nula. Su hermano también muestra signos de principios de la enfermedad, pero se cree que no lo afectará de la misma manera. Según Amanda Rumball, responsable de Bienestar de Blue Cross en la capital británica, es poco probable que Specks hubiera sobrevivido sin la protección de su hermano dado que no puede ver, y podría haber sido una presa muy fácil.

Afortunadamente, ambos están fuera de peligro y fueron llevados a un centro de adopción, a la espera de que una familia se haga cargo de los dos.