El ministro de Defensa dijo que desde el Gobierno consideran que la frontera norte ya está protegida.


Agustín Rossi, Ministerio de Defensa, hizo saber que la protección de la frontera se encuentra entre las prioridades de su agenda y, en ese marco, uno de sus objetivos para este año será llevar adelante un plan de radarización en la zona de la Patagonia.

El ministro Rossi dijo a La Voz que “se piensa seguir con el plan de radarización” y, en ese sentido, explicaron que la frontera norte -una de las zonas de mayor riesgo- ya está cubierta. Por tal motivo, ahora buscan instalar más dispositivos en el sur del país, que consideran una zona aún franqueable.

Esa fue una diferencia que Rossi planteó con respecto a su antecesor en Defensa Oscar Aguad. Es que el despliegue de soldados del Ejército a lo largo de la Frontera Norte para brindar apoyo logístico en la lucha contra el narcotráfico no fue visto desde un principio con buenos ojos por parte de la nueva gestión.

Incluso, el actual ministro no estaba de acuerdo con que el Ejército estuviera para tareas de inteligencia y combatir contra el narcotráfico. Además, mencionó que el sistema de radarización que se desplegó en el Norte del país se llevó a cabo durante la gestión del kirchnerismo en 2004.

“Esa zona la cubrimos nosotros. De los radares aéreos instalados, la mayoría son españoles. Algunos han recibido reparaciones y otros son nuevos. Los maneja la Fuerza Aérea Argentina”, señaló el ministro Rossi.

Entre los radares que se encuentran en el país, los RPA (Radares Primarios Argentinos) son los encargados de captar naves que no tienen plan de vuelo, es decir, aquellas que quieren ingresar al país de manera ilegal. Distintos son los que se encuentran en las torres de control de los aeropuertos, que son los RMSA (Radar Secundario Monopulso Argentino), que tienen la tarea de controlar los vuelos informados.

Actualmente, los radares con los que cuenta la Argentina están ubicados en San Pedro y Merlo (Buenos Aires); Posadas (Misiones); Resistencia (Chaco); Pirané, Las Lomitas e Ingeniero Juárez (Formosa); Villaguay (Entre Ríos); Tartagal (Salta) y Santiago del Estero.

La mirada al respecto de Jorge D’Onofrio, especialista en seguridad que pertenece al riñón del massismo, difiere de la del oficialismo al sostener que la Argentina “no tiene un sistema de radarización eficiente”.

“Desde Salta, podés cruzar a Paraguay o Bolivia que nadie va a detectar esa ruta”, opinó D’Onofrio sobre la política de Defensa.

De esta manera, la mirada del massismo, tradicionalmente más duro respecto de las políticas de Defensa y Seguridad Interior, genera un contrapunto con la visión del jefe de la cartera, que de todas maneras avanzará en una mayor radarización del sur del país.

Además, el massismo perdió en la puja por poner a uno de sus hombres en el Gabinete de Alberto Fernández: Diego Gorgal, que estaba llamado a ser el ministro de Seguridad, pero finalmente fue descartado y en su lugar asumió la antropóloga Sabina Frederic. Y para Rossi, un kirchnerista histórico, ya estuvo reservada desde antes la cartera de Defensa.




Comentarios