Es según un estudio de la Universidad de Sydney, que contempla mamíferos, aves y reptiles.


A partir de una investigación de la Universidad de Sydney, la ola de incendios en Australia ya provocó la muerte de casi 500 millones de animales, cifra que puede aumentar ante la propagación del fuego.

Entre los 480 millones de animales muertos, hay varias especies en peligros de extinción como canguros, koalas -se calcula que murieron más de 8.000-, wombats y demonios de Tasmania.

“Con el clima tan seco que hay y la intensidad de estos incendios, se han quemado incluso áreas de barrancos húmedos que normalmente escapan del fuego. Los animales que generalmente sobreviven en estos oasis que no se queman pueden recolonizarse a partir de estos refugios, pero puede haber muy pocas vías para permitir una recolonización efectiva. Dependerá de cuántos refugios queden”, explicó Mike Letnic, profesor de biología de la conservación en la Universidad de Sidney.

Además de los animales selváticos, miles de ovejas y vacas murieron quemadas; incluso, otras que sobrevivieron con graves quemaduras debieron ser sacrificadas.




Comentarios