Una adolescente de 14 años quedó internada en grave estado luego de ser alcanzada por una bala perdida durante los festejos de Navidad en la localidad bonaerense de Moreno, y por el hecho fue detenido un hombre de 60 años a quien le secuestraron una pistola y una escopeta, informaron fuentes judiciales y policiales.

El hecho ocurrió alrededor de la 1 del miércoles pasado, en plenos festejos navideños, cuando la chica de 14 años estaba en el cruce de las calles Shakespeare y Florencio Varela, del barrio Lomas de Moreno, y cayó desplomada de un balazo que le ingresó por la nuca.

La chica de 14 años, víctima de una bala perdida (Web)

"Estaba festejando justo después de las 12, tirando cohetes con los sobrinos chiquitos y de la nada se desvaneció en el piso. Creyeron que era un simple desmayo, pero le hicieron una placa y ahí vieron que tenía una bala en la cabeza", contó a C5N Brian, el cuñado de la víctima.

La adolescente -cuya identidad se mantiene en reserva por tratarse de una menor de edad-, está internada en terapia intensiva en el Hospital Mariano y Luciano de La Vega, de Moreno, donde su familia espera que pueda ser derivada a un centro de mayor complejidad, ya que allí dijeron que no pueden operarla.

"Los médicos dijeron que no se podía operar, que la bala estaba en un lugar delicado", señaló Brian.

Donde ocurrió el hecho (Web)

Gabriel, el padre de la adolescente, explicó que él viajó desde Santiago del Estero al enterarse "por un vecino que tiene Internet" lo que había ocurrido. "Lo único que quiero es que mi hija se salve", dijo entre lágrimas.

El caso es investigado por la fiscal Luisa Pontecorvo, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 de Moreno y por efectivos de la comisaría 8va. de ese distrito del oeste del conurbano. El único detenido es conocido como "El Uruguayo", un vecino que vive a 70 metros del lugar del hecho: José Albert Pinto Barreto (60).

En un allanmiento a su vivienda, la policía encontró una pistola marca Bersa calibre 9 milímetros, 12 proyectiles intactos y cuatro vainas servidas del mismo calibre y una escopeta marca Bathan con dos cartuchos intactos.

Pinto Barreto quedó aprehendido imputado por "lesiones graves" y ahora la fiscalía espera una serie de pericias que se realizarán sobre las armas para ver si alguna de ellas fue detona, como se sospecha.

"El uruguayo" también fue sometido a la prueba de barrido electrónico, que determinará si en alguna de sus manos tiene rastros de plomo, bario y antimonio, los tres elementos que se dispersan ante la deflagración de un disparo de un arma de fuego.

"Varios vecinos declararon y dijeron que lo vieron a él vaciando un revólver hacia arriba como en un festejo. Por lo que dijeron, todos los años hace lo mismo", dijo el cuñado de la víctima sobre el detenido.