Como lo había logrado en 2015, pero en la Copa Sudamericana, River eliminó a Boca en un torneo internacional en la Bombonera.​ El "Millo" conservó su ventaja y a pesar de haber perdido 1-0 en la vuelta, clasificó a la última instancia del torneo.

El equipo de Marcelo Gallardo jugará la final de la Copa Libertadores por tercera vez en cinco años. 

Más allá del lamento popular en las paredes de la Bombonera por la eliminación, hay sectores que desbordan de alegría. El plantel del Millonario muestra su lado íntimo y no para de festejar una nueva hazaña. Cánticos, chicanas y mucho desahogo en los pasillos del Alberto J. Armando.

También Marcelo Gallardo descomprimió y bajó las escaleras de uno de los pasillos gritando por una nueva conquista.