En un caso que conmueve a Guatemala, Jorge David Maradiaga, un nene de 11 años, murió asesinado por su padre, Jorge Antonio Ramírez Coronado, quien lo confundió con un ladrón.

El crimen se produjo en el municipio de Puerto Barrios, cabecera del departamento de Izabal. Según la declaración de Ramírez Coronado, vio una sombra en el patio de su casa y se asustó. Entonces, tomó una pistola y disparó hacia la oscuridad.

La Policía encontró al hombre llorando sobre el cadáver de su hijo. En el lugar, las autoridades secuestraron una pistola calibre 9 milímetros, sin licencia de portación, dos cartuchos y cuatro casquillos de bala.

Ramírez Coronado se encuentra detenido con prisión preventiva a disposición de la Justicia, mientras que el cuerpo de su hijo fue llevado a la morgue del Instituto Nacional de Ciencias Forenses de Guatemala (INACIF), de acuerdo a CRN Noticias.

La pistola calibre 9 milímetros secuestrada por la Policía.

Se trata del segundo caso de estas características ocurrido en los últimos meses. En junio, un hombre asesinó por error a su hijo en Sudáfrica. El hombre esperaba dentro de su auto a que su hijo saliera del colegio.

Cuando su hijo se acercó, vio que su padre se había quedado dormido y golpeó la ventanilla. El hombre se asustó y disparó, sin darse cuenta de que se trataba de su propio hijo.