El jugador de Boca hizo un extraño ademán con sus manos antes de retirarse del estadio.


En el partido que enfrentó a River Plate y Boca Juniors por la semifinal de la Copa Libertadores, Carlos Tevez ingresó al campo de juego recién en el segundo tiempo, cuando Boca perdía luego del penal que el árbitro brasileño Raphael Claus cobró a través del VAR.

Finalizado el encuentro, el “Apache” se retiró del estadio con cara de decepción y realizó un gesto polémico que sorprendió a las hinchadas.

Cuando caminaba hacia el vestuario, Tevez se frotó las manos disimuladamente, mirando al público, con la izquierda abierta y los nudillos de la derecha contra su palma. El gesto recuerda al ademán referido a “pagar”.




Comentarios