Se trata de una modalidad de ser padres sin ser una pareja. Es furor a nivel mundial y ya despierta la atención de muchos argentinos.


Detrás del deseo de tener un hijo siempre hay una historia. También detrás del camino que se emprende para conseguirlo. Lo contó la escritora Silvia Nanclares en Quién quiere ser madre, una novela autobiográfica en la que aborda la cuestión del deseo de ser madre: ¿por qué ser madre?, ¿cuándo?, ¿con quién?, ¿qué pasa cuando la biología no está de nuestra parte?, ¿y la pareja?, ¿qué ocurre si la pareja idónea tarda en aparecer o no aparece nunca? La de Nanclares es una historia tan cotidiana que es imposible no reconocerse en ella aunque nuestras experiencias sean otras.

En este contexto, aparecen nuevas formas de maternidad y paternidad. La coparentalidad es una de ellas. Se trata de un novedoso método que comienza a llamar la atención de miles de mujeres y hombres que sueñan con formar una familia.

Aparecen nuevas formas de maternidad y paternidad. La coparentalidad es una de ellas.

Consiste en encontrar a un otro que actúe como compañero en la aventura de tener un hijo. Se juntan dos personas que pueden tanto conocerse como no para satisfacer su único deseo: ser padres.

Así, la familia coparental es formada por dos personas que no tienen un vínculo amoroso. Sin embargo, la responsabilidad que implica la tarea de ser padres los obliga a establecer una relación cordial y respetuosa.

Quienes suelen recurrir a esta metodología lo hacen por distintos motivos: llegan a una edad determinada sin hijos, tienen una pareja homosexual o poseen dificultaes que impida satisfacer el deseo de ser madre o padre por la vía tradicional.

Consiste en encontrar a un otro que actúe como compañero en la aventura de tener un hijo.

Elegir a una persona con la cual compartir esta travesía no es fácil. Se deben tener en cuenta una gran cantidad de aspectos para dar el paso, como acordar los valores que se le transmitirá al niño, la religión que se le enseñará y la educación que se le impartirá, entre otros temas esenciales que aparecen a la hora de decidir el compañero.

Este viernes, Luis Novaresio presentó públicamente a través de las redes sociales a su nuevo novio, quien tiene a una hija pequeña bajo esta modalidad. 

Esta nueva tendencia llega para romper las estructuras sociales preexistentes. Quedó en el pasado la idea de encontrar al príncipe azul, enamorarse, concebir matrimonio y formar una familia. El siglo XXI vino acompañado de nuevos y diferentes modelos de familia.




Comentarios