Entre los dañados hay 9 niños, pero todos están fuera de peligro.


Un avión ruso, con 226 pasajeros y 7 tripulantes a bordo, tuvo que aterrizar de emergencia en un campo de maíz cercano al aeropuerto Zhukovsky de Moscú, y hay 23 heridos. 

La nave, un Airbus A321 de Ural Airlines, chocó contra una bandada de pájaros durante el despegue en el aeropuerto de la capital rusa. El impacto dañó uno de los motores.

De los heridos, ninguno es de gravedad, y nueve de ellos son niños. Todos fueron trasladados a centros médicos y, según primeras informaciones, unos 10 habrían recibido atención especializada.

El vuelo iba rumbo a Simféropol, principal ciudad de la península ucraniana de Crimea.

Todo pasó en pocos segundos (…) Habíamos despegado y de repente aterrizamos“, relató Irina Usatcheva, una de las pasajeras, a la cadena de televisión pública Rusia 24





Comentarios