En una entrevista exclusiva con Vía País, uno de los dos jefes de la CGT explicó porque se llegó a una nueva medida de fuerza masiva contra la administración de Mauricio Macri.


“Esta huelga es para pedir una rectificación de políticas socioeconómicas que dañan permanentemente el tejido social”. Así sintetizó el cosecretario general de la CGT, Héctor Daer, las razones del paro general al que convocó para este martes la mayor central sindical del país, quinto en tres años y medio del gobierno de Cambiemos.

En entrevista con Vía País, Daer admitió la posibilidad de que la huelga, coincidente con los 50 años del Cordobazo (“un hito en la lucha contra la dictadura”), sea el inicio de un plan de lucha, como lo reclama el sector sindical opositor que codirige el líder camionero Hugo Moyano.

-¿Por qué un paro general?

-Una huelga se caracteriza por ser una expresión de la disputa distributiva cuando un país crece. Esta tiene que ver con el pedido de rectificación de políticas socioeconómicas que dañan permanentemente el tejido social. Inflación galopante, caída de la actividad económica, tasas de interés que frenan la producción y el trabajo, desempleo, agudización de la pobreza. Mientras pareciera que el gobierno sólo apunta a la estabilidad del dólar. Y lo peor es que le entregaron la soberanía del manejo de la economía al Fondo Monetario Internacional.

-¿Qué medidas rectificadoras tendría que tomar el Gobierno?

-Bajar las tasas de interés, parar la dinámica de aumentos de los servicios públicos que erosiona la economía hogareña y la producción de las pymes. También pedimos ampliar una contención en base a alimentación, salud y educación. Y sancionar alguna reglamentación que permita dar estabilidad en el empleo, porque no sólo se ha perdido la expectativa de conseguir un empleo.

(EFE/ Naiara Bellio)

-El Gobierno aparece decidido a postergar aumentos, como en el caso de los combustibles, al menos hasta las elecciones.

-Es insuficiente. Para reactivar la economía hay que poner dinero en el bolsillo de los trabajadores, y así permitir un círculo virtuoso.

-¿Por qué un paro general ahora, a seis meses de que termine el Gobierno?

-Un paro es una medida que tiene que ser en el momento adecuado. El 4 de abril pasado hicimos una gran movilización que no fue escuchada por el Gobierno. Por eso este paro.

-¿La huelga de este miércoles puede ser el inicio de un plan de lucha de la CGT? Así lo pide el sindicalismo opositor agrupado en el Fresimona.

-La dinámica política y social tiene vasos y tiempos propios. No podemos plantearnos hoy algo que estratégicamente después no sea adecuado. Un paro o una movilización no es un fin en sí mismo. Es una acción que tiene que estar enmarcada en una estrategia de fondo. Y en base a esa estrategia, que es coronar el 10 de diciembre un Presidente que cambie estas políticas, ver cuál es el mejor camino para llegar a ese punto.

-El Gobierno dice que el paro provocará perdidas millonarias y que no ayuda a la reactivación económica…

-El Gobierno, con sus argumentos, nos llevó a superar el 30 por ciento de pobreza, a dos dígitos de desempleo, una informalidad laboral inédita. Este año íbamos a tener entre 5 y 9 por ciento de inflación, y ya lo superamos ampliamente. En vez de analizar un paro, el Gobierno tiene que dedicarse a gobernar, no a hacer cada vez más difícil la situación social.

(EFE/Marina Guillén)

-¿Cuál fue la respuesta de la CGT a los 10 puntos de acuerdo que presentó el Gobierno?

-No respondimos aún. El Gobierno con esos puntos no quiere avanzar en un acuerdo sino que vayan a firmar que Argentina no va a entrar en default. Es absurdo. Nadie se propone a sí mismo gobernar para llevar a un país a un default; uno se lo encuentra como consecuencia de una política económica, que este Gobierno no la tiene porque nos recontra endeudó con el FMI; un salvavidas de plomo que tendrá que soportar el pueblo argentino durante mucho tiempo.

-¿Por qué la fecha elegida para este paro coincide con los 50 años del Cordobazo?

-La fecha elegida fue para conmemorar al movimiento obrero organizado, con Helpidio Torres, dirigente de Smata, que tuvo la idea de no sólo realizar un paro sino encabezar la movilización que después sumó a los estudiantes, a Agustín Tosco. El Cordobazo fue un hito en la lucha contra la dictadura.

-La huelga contará con la adhesión del sindicalismo opositor del Fresimona. ¿Puede ser el inicio de una futura unidad, al menos en la acción?

-Hasta ahora no se planteó el tema de la reunificación. Por supuesto, los caminos hacia la unidad existen siempre. A veces tropiezan con mezquindades y egoísmos…

-Usted y Hugo Moyano, como Ricardo Pignanelli (Smata), integran la Mesa de Acción Política del PJ.

-Coincidimos en el PJ, pero no tenemos la misma visión en el movimiento obrero de cómo organizarse.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.




Comentarios