Días atrás exponíamos el pedido de padres a la Municipalidad de Morteros para que se habiliten eventos en navidad y año nuevo con la finalidad de que los jóvenes no se junten en las denominadas fiestas clandestinas.

Finalmente, más allá de la intensión de las autoridades de esa ciudad, desde el ámbito sanitario aun no hay una confirmación si se podrán concretar los eventos que estaban programados en un espacio al aire libre.

En Brinkmann, también se repitió el pedido de padres que fue comunicado a través de llamados telefónicos a medios de comunicación. La Radio 102.9, consignó que entrevistaron a vecinos que manifestaron su preocupación por la seguridad de los jóvenes que asisten a esos eventos.

“Un papa planteó que su hijo, junto a los amigos, terminó el sábado en una fiesta en un campo entre Porteña y Freyre donde había en el lugar alrededor de 300 personas. La policía llegó al lugar con las luces apagadas, y cuando las encendieron comenzó el descontrol, las corridas por terrenos lindantes y más, detalló el papá”, indicó el mencionado medio.

También se recibieron quejas de propietarios de campos que ven como se producen daños en alambrados, puertas y cultivos. Más allá de la gran cantidad de basura que se observa después de esos eventos.

Intendentes tienen la intensión de habilitar espacios

Tanto en Brinkmann como en Morteros, las autoridades Municipales trabajan junto a empresarios de boliches y espacios nocturnos en la posibilidad de acordar una modalidad que permita la concreción de eventos al aire libre, especialmente ante la llegada de fechas de mucha actividad, como la navidad y el año nuevo.

En este sentido se agilizan las tratativas para habilitar espacios con un protocolo autorizado por el Centro de Operaciones de Emergencia regional. Se espera que en las próximas horas surjan novedades, según indicaron fuentes consultadas.