Hizo snowboard en “la montaña que nadie quiere enfrentar” de Bariloche: la ingeniosa campaña para que cuidemos el planeta

Según ISWA (International Solid Waste Association), el basural de Bariloche es uno de los 50 más contaminantes del mundo.
Según ISWA (International Solid Waste Association), el basural de Bariloche es uno de los 50 más contaminantes del mundo. Foto: Archivo

El hombre saltó de una montaña de 30 metros de altura llena de basura en el vertedero. La iniciativa fue de los integrantes de “SomosB”, un grupo que busca transmitir la realidad sobre la basura que genera la sociedad.

Un instructor hizo snowboard en una montaña de basura en Bariloche. La idea es generar conciencia sobre los hechos de los ciudadanos al tirar basura en el medioambiente, ya que generalmente la región de la Patagonia suele ser uno de los destinos más elegidos por los turistas por su paisaje, pero nadie ve los basurales que hay en la ciudad.

Los integrantes de “SomosB” hicieron un video para concientizar a la sociedad sobre el cuidado del medioambiente. Al principio del contenido audiovisual se lee: “en Bariloche existe una montaña que nadie quiere enfrentar”.

Luego, aparece un snowboardista preparándose para saltar de una montaña de 30 metros de altura cubierta de basura en el vertedero. Según ISWA (International Solid Waste Association), este basural es uno de los 50 más contaminantes del mundo “con el agravante de que se encuentra emplazado en pleno ejido urbano con viviendas a menos de 100 metros”.

El video llamó la atención de muchas personas del país que, incluso, pasó por todas las redes sociales y en sólo tres días tuvo alrededor de 300.000 visitas. Este número puso contento a “SomosB”, ya que quiere decir que el trabajo que hicieron pudo llegar a un gran público.

La palabra de los integrantes de “SomosB”

Jimena Loureiro tiene 36 años y es una de las personas que conforman “SomosB”. Según el Diario Río Negro, la mujer contó que muchos barilochenses les escribieron para preguntarles en dónde estaba ubicado el vertedero. “Hay imágenes con un drone para que se pueda ver la dimensión”, expresó ella.

Como es de conocer, el ingreso principal de Bariloche proviene del turismo y el cerro Catedral es uno de los puntos más característicos de la ciudad, “pero también está esta cara, la cara B. Nos parecía importante mostrar el contraste entre lo fantástico que tenemos y las montañas de basura que generamos y de las que nadie se hace cargo”, dijo Loureiro.

Además, Jimena recalcó que el objetivo de ellos como grupo es concientizar a la comunidad civil, estatal y privada respecto al manejo de los residuos, por lo que quieren dejar en claro que “no es una iniciativa para apuntar con el dedo a nadie. Es de nosotros para nosotros. Se trata de generar hábitos sin tirarle la pelota al municipio”, explicó.

El instructor de Bariloche en la montaña de basura.
El instructor de Bariloche en la montaña de basura. Foto: Redes sociales

La finalidad es que “la comunidad active, que repiensen los hábitos de consumo, que tomen conciencia al tirar basura y entiendan que no desaparece por arte de magia”, agregó.

Por su parte, Esteban Cossy fue quien aceptó descender de la montaña de basura en su tabla de snowboard. El hombre es instructor en el cerro Catedral hace 21 temporadas y trabaja en Lake Tahoe, en California.

En diálogo con el medio local contó que está entrenado, pero reconoció que fue “intenso” llegar ahí. “Empecé a caminar y me enterraba en la montaña de basura con cero solidez. Te vas enterrando entre las botellas, en pedazos de fierros, ladrillos y pensas: ‘¿Me voy a tirar por acá?’. Me lo replanteé”, admitió.

¿Por qué el grupo se llama “SomosB”?

Los miembros de “SomosB” afirmaron que no hay un significado específico en el nombre del grupo. Ellos creen que se trata de encontrar una alternativa. “Tenemos un propósito. El foco está ahí: en la necesidad de ampliar la capacidad de recupero de la basura de Bariloche. La comunicación es una herramienta”, dijo Loureiro.

Después agregó que son personas “comunes y corrientes” con sus trabajos en ámbitos distintos, pero se reúnen con un interés en común que es preservar la ciudad. “Somos amigos y nos apoyamos en colaboradores externos como biólogos e ingenieros”, concluyó.