Ivana Nadal se convirtió en una experta en redes sociales en los últimos años. La influencer supo como conquistar a casi tres millones de seguidores en su cuenta de Instagram al mostrar imágenes de su vida cotidiana y también de mostrar sus looks más osados, con poca ropa o con originales bikinis.

//Mirá también: Apenas tapada por su cabello, Ivana Nadal posó de forma pícara desde la selva: “Miau”

Sin embargo, con el tiempo Ivana dejó de sentirse cómoda con mostrar su vida en redes y decidió publicar pocas imágenes, principalmente con su novio, Bruno Siri, o imágenes con referencias a su vida espiritual.

Una de las postales más recientes de Ivana. (/@ivinadal) | Instagram

Es que la influencer generó polémica en más de una ocasión por sus comentarios en contra del uso del barbijo y los hisopados o al afirmar que el Covid-19 era una enfermedad más. Luego de las críticas que recibió, decidió tener un perfil más bajo, cerró los comentarios de sus posteos y se alejó de las producción de fotos.

Pero ahora volvió a las andanzas. Nadal publicó una imagen frente a la cámara, con una bombacha roja de encaje y sin corpiño. Para vencer la censura de Instagram, se cubrió con su largo cabello. El posteo recibió miles de “me gusta” y también cientos de comentarios.

Ivana Nadal publicó nuevas imágenes en Instagram.(/@ivinadal) | Instagram

Ivana Nadal de vacaciones

La influencer disfrutó el verano junto a una amiga en Costa Rica, aunque no tuvo el mejor recibimiento. Durante su viaje, hizo escala en el aeropuerto México, donde fue demorada por tener un picador de marihuana, tubitos y encendedores. Los policías le rompieron la valija para revisar estos objetos.

//Mirá también: Arrodillada y sin corpiño, Ivana Nadal les recomendó tener “libertad” a sus seguidores

Ivana Nadal tiene más de dos millones de seguidores en Instagram.(Instagram/@ivinadal

“Nos paró la Aduana porque tenía un picador. ¿No te parece re dramático? No tenía faso, tenía un picador, dos tubitos y mil encendedores, pero déjense de joder. Me preguntaron ‘¿fumás?’. Sí, obvio que fumo, tengo mil encendedores y un picador... ¿qué te voy a decir ‘no’?”, expresó en esa ocasión.

Sin embargo, Nadal superó el mal momento y dedicó el resto de sus vacaciones a disfrutar de la playa y tomarse decenas de fotos con sus bikinis y compartilas con sus seguidores.