Golpes, píldoras y vigilancia en la ducha: así fue la historia estremecedora que narró Paris Hilton. Es que cuando tenía 17 años, fue abusada mental y físicamente en la Escuela Provo Canyon. Según dio a conocer, aquel calvario que vivió durante su adolescencia, le marcó la vida.

``Hablar sobre algo tan personal fue y todavía es aterrador”, señaló sobre aquellos 11 meses que asistió al internado.

La actriz reveló su situación en medio de una audiencia de una comisión del Senado en el Capitolio de Utah, en la que se mostró a favor del proyecto de ley que requiere mayor vigilancia del gobierno a los centros residenciales de tratamiento para jóvenes.

"Esta iniciativa definitivamente va a ayudar a muchos niños", sostuvo Paris Hilton sobre el proyecto de ley.DPA

Sobre el terror que atravesó, Hilton contó que la golpeaban, la obligaban a tomar pastillas no identificadas y que la veían mientras se duchaba. Además, dijo que, como castigo, la obligaban a confinarse sola y sin ropa.

“No puedo irme a dormir por la noche sabiendo que hay otros chicos viviendo el mismo abuso que yo y tantos más pasaron, y ustedes tampoco deben hacerlo”, apuntó.

Luego de su desgarradora declaración, la medida fue aprobada unánimemente.

Lamentablemente, aquel trato ”traumático” que recibió, le costó años de insomnio y pesadillas. A pesar de su trágica vivencia, la actriz supo transformar su dolor, algo que la acompaña hasta hoy a sus 39 años, en la ayuda para miles de chicos.

``Este es tan sólo el primer paso”, dijo a los reporteros. ``Esta iniciativa definitivamente va a ayudar a muchos niños, pero obviamente hay más trabajo por hacer y no pararé hasta que ocurra el cambio”, sostuvo con mucha convicción.

"Hay más trabajo por hacer y no pararé hasta que ocurra el cambio", señaló Paris Hilton.

Por su parte, la institución Provo, que tiene nuevos dueños, ha señalado que no puede hacer declaraciones sobre nada que haya ocurrido antes del cambio, incluida la época en que Hilton estuvo ahí.

A su vez, un comunicado en el sitio indica que los dueños anteriores vendieron la escuela en el 2000.