La gobernadora Rosana Bertone presidió el acto de apertura de la II Reunión de la Agencia Nacional de Laboratorios Públicos del País (ANLAP), que dio inicio este miércoles y finalizará el viernes, y que cuenta con el apoyo del Gobierno Provincial y del Laboratorio del Fin del Mundo.


De este encuentro participan representantes de laboratorios públicos de todo el país para abordar las líneas de trabajo para este año y los objetivos a corto plazo para ampliar la producción pública de medicamentos.

La mandataria hizo un repaso del origen, la iniciativa y las expectativas al crear el Laboratorio del Fin del Mundo: “Cuando pensamos en el Laboratorio, lo hicimos atendiendo dos facetas fundamentales: la salud pública y el componente industrial de nuestra provincia, el cual tiene una data de más de 40 años de producción ininterrumpida. Por eso, dijimos que íbamos integrar a la industria farmacéutica dentro de nuestra matriz productiva. De esta manera, mejoramos el acceso a la salud pública y, al mismo tiempo, ampliamos nuestra matriz productiva”.

Laboratorio fin del Mundo

Además, sostuvo que “es necesario pensar que, mientras nosotros instalamos este laboratorio acá en Tierra del Fuego no sólo estamos mejorando el acceso a los medicamentos de la población fueguina, también lo estamos haciendo para todo el territorio argentino. Por otro lado, estoy feliz de que hayan aceptado la iniciativa de realizar la reunión de la comisión directiva de ANLAP acá en nuestra provincia, ya que favorece al intercambio de ideas, de experiencias, potencia las posibilidades de articular trabajos”.

Por su parte, el presidente del Laboratorio del Fin del Mundo señaló que este jueves “se abordó el uso racional de los medicamentos, a propuesta nuestra”. Al respecto, explicó que el LFM “está en la búsqueda de generar discusión sobre el uso el uso racional de los medicamentos” en virtud de que actualmente “para cada dolor hay un medicamento específico y resulta frecuente ver la TV aconsejando el uso de tal o cual medicamento de venta libre”.

El profesional observó además que “si bien ese medicamento puede subsanar el problema del dolor, nadie habla del impacto que puede ocasionar el uso indiscriminado de ese producto sobre el estómago y el hígado”.

Laboratorio fin del Mundo

En ese marco, consideró que “desde la Salud Pública tenemos que velar y discutir cuáles son los mecanismos adecuados para evitar el exceso en la ingesta de medicamentos” porque “estamos frente a un nuevo escenario de lo que es el proceso salud/enfermedad”.

“Lo que queremos es que el vivir no se transforme en el negocio de vivir enfermo y que para cada dolencia haya alguna droga” dijo, a la vez que advirtió sobre “el otro extremo planteado por grupos fundamentalistas, que discuten la validez las vacunas para prevenir las enfermedades”.

El doctor López planteó la necesidad de “un equilibrio, y no posicionarnos en ninguno de los dos extremos” y lamentó que actualmente “uno de los consumos más problemáticos que tenemos es de sustancias psicotrópicas, es decir las drogas legales, cuyos consumos están muy por arriba de las drogas ilegales”.

“Estamos hablando del Clonazepán, del Prozac, que son los nombres genéricos, y que son consumidos de manera constante sin que esto sea visto como un problema” detalló, para advertir que “nosotros sí consideramos que impacta notablemente en la posibilidad de disfrutar de una vida plena”.






Comentarios