Valentina Paz es una nena de 7 años oriunda de la ciudad de Lules en la provincia de Tucumán. El año pasado, lamentablemente, fue diagnosticada con un tumor maligno llamado DIPG: Glioma difuso intrínseco del tranco encefálico.

En el país, este tipo de cáncer no tiene un tratamiento curativo, por lo que la oportunidad de Valen de curarse se encuentra en Estados Unidos. En Houston, existe un tratamiento que puede devolverle su salud. El costo del mismo es aproximadamente de 380 mil dólares, por lo que su familia comenzó una campaña para recaudar los fondos que permitan brindarle a la pequeña una nueva oportunidad.

Valentina necesita 380 mil dólares para un tratamiento médico en EE.UU.

La mamá de Valen, Marcia Rearte habló con Vía Tucumán y nos contó la historia de su pequeña y la lucha contra la enfermedad.

Valen es una niña muy amorosa, compañera amiguera, tiene un corazón enorme y es muy dotada en el ámbito escolar”, comenzó diciendo Marcia. “Desde que nació siempre fue una niña sana aprendió a caminar, hablar, y a leer desde muy pequeña. Su vida era normal, ella disfrutaba de cada momento jugando aprendiendo y siendo muy feliz. Le gusta mucho jugar a la cocinera y maquillarse, salir andar en bici, ir al río hacer castillos de arena. En fin valen es un amor”, la describió llena de amor su madre.

En el 2020, la nena comenzó a presentar los primeros signos de la enfermedad. ”Un día jugando en la plaza al parecer perdió el control y se cayo se golpeó la cabeza”, recordó Marcia, lo cual fue de los primeros síntomas de la enfermedad. Luego añadió que, “al ver que ella estaba diferente tenía actitudes diferentes comencé a preocuparme. Comenzó a caminar diferente los médicos les llaman ataxia, no podía mantener su equilibrio. Su mirada estaba perdida y tenía muchas náuseas. Todo esto me llevó a hacerle un estudio TC tomografía del cerebro donde pedía con urgencia una resonancia del cerebro. En el Hospital de Niño de Tucumán al analizar las imágenes me dijeron que tenían que derivarnos al Hospital Garrahan para hacer radioterapia”.

Valentina junto a su mamá, Marcia.

Una vez en Buenos Aires, “el doctor nos explicó que es un tumor llamado DIPG que se encuentra alojado en el tronco encefálico que afecta las funciones vitales tanto como la motricidad, el habla, deglución, respiración, actividad cardíaca, vista, la audición, hasta que produce el descenso en el paciente. También nos dijo que solo se trataba dos veces con radioterapia y que podían ofrecernos cuidados paliativos para mejorar sus síntomas”, explicó.

La posibilidad de realizar un tratamiento curativo para el mal que sufre la pequeña se encuentra en Houston, Estados Unidos y tiene un valor aproximado de 380 mil dólares, por lo que la solidaridad es la principal herramienta para darle una oportunidad a Vale.

Valentina junto a su padre, Álvaro.

Cuando pensábamos que todo estaba perdido llegamos a enterarnos de que existe esa posibilidad de vida a través de un grupo de padres que están pasando o pasaron por el mismo caso. El valor aproximado del tratamiento es de 380 mil dólares. Es un tratamiento que puede durar de 12 a 18 meses. Necesitamos de la solidaridad de la gente para poder acceder a ese tratamiento recaudando por lo menos 80 mil dólares para poder iniciarlo”, detalló esperanzada y apeló a la solidaridad de la gente.

Un pueblo solidario

Desde que se conoció el caso de Valentina, en Lules, vecinos y amigos realizan diferentes campañas solidarias para recaudar fondos y aportar su granito de arena para reunir el dinero.

En las últimas semanas se realizaron rifas, colectas, venta de dulces, partidos de fútbol a beneficio y hay grupos de amigos y familiares organizados apoyando la causa y dispuestos a apoyar a Marcia y Álvaro, los padres de la nena, en esta difícil pero no imposible lucha contra la enfermedad.

“Me genera una inmensa gratitud alegría y esperanza de saber que hay un pueblo que nos está apoyando. Son muchos los planes para recaudar fondos. Agradecemos de todo corazón a todos por estar y aportar su granito de arena a esta esperanza de vida. Que Dios bendiga grandemente sus vidas y les retribuya el doble”, dijo al respecto la mamá con emoción.

Para poder seguir las campañas y colaborar con Valentina, la familia generó una cuenta de Instagram llamada Todos por Vale. También hay una cuenta de Mercado Pago al cual se puede ingresar directamente desde este link, para poder realizar una donación del monto de dinero que deseen. Todo suma y es una forma de brindarle una esperanza a la vida de Valentina.