No fue lo que esperaba Emmanuel Lucenti su participación en los Juegos Olímpicos de Tokio. Lamentablemente, el atleta tucumano fue eliminado rápidamente, solo 28 segundos le bastaron al búlgaro Ivanov.

Luego del combate, el tucumano de 36 años hizo una fuerte crítica por la falta de apoyo de los organismos oficiales para los deportistas de alto rendimiento que compiten en representación del país.

Mirá también // Debut y despedida para el tucumano Emmanuel Lucenti en Tokio

“No entiendo nada, pero bueno. Ni lo vi, no pensé que me iba a atacar así, tan rápido. Había imaginado otro tipo de lucha. No me dio tiempo de hacer nada, estoy desconcertado. Duele muchísimo el honor y el orgullo. Jamás había perdido tan rápido”, dijo Lucenti, quien es uno de los deportistas más importantes de la provincia. Además agregó: “quiero pedirle disculpas a todos, al judo argentino, a mi provincia, a mi familia. En el deporte toca perder, pero no me gusta. Estoy super caliente”.

Sin embargo, pese al triste momento por la eliminación, el tucumano no dejó pasar la oportunidad y hacer una fuerte crítica por la falta de apoyo en la preparación a los deportistas de alto rendimiento: “no quiero justificar nada, pero para venir a competir a un Juego Olímpico necesito estar en el tour, no puedo entrenar y prepararme en Tucumán”.

Días antes del debut, el tucumano había contado en una entrevista con La Nación que luego de sufrir una lesión en la espalda luego de su participación en Río, perdió todos sus apoyos: “ni el ENARD, ni el Comité Olímpico ni la Secretaría de Deportes me dieron nada cuando me lesioné. Solo la provincia de Tucumán continuó de manera fiel”.

Aprovéchenme un poquito más. Qué hubiese sido de este combate si hubiese tenido un poquito de apoyo para el entrenamiento. Lamentablemente no pude ir a Croacia hace un mes porque falleció la mujer de mi papá y fue una decisión mía, pero esto no se arreglaba con un solo campo de entrenamiento. Creo que soy una figura calificada del deporte argentino, más allá de lo que pasó hoy. No quiero tirarme laureles, pero lo demostré. Estaría bueno que me aprovechen un poco más”, dijo el deportista.

“Apoyo hay, quedó a la vista porque mandaron atletas a mil lugares diferentes. Entonces estaría bueno que me aprovechen un poco más, que me respeten un poco más como persona y como deportista. Yo he dado mucho por el judo argentino. Hoy estoy bien gracias a Dios, pero he luchado con las costillas rotas y con la espalda lesionada. Por eso me duele este trato”, comentó.

No quiero que los chicos que viene atrás mío sufran lo mismo que yo, que tengan que vender sus autos o dormir en un aeropuerto, como lo hice yo con mi mujer y mi hijo. Quiero ser ejemplo para que se cambien las cosas. Yo ahora tengo que pensar de qué lado puedo ser más útil para mi familia y para el deporte. Voy a pensar qué se viene ahora y si vuelvo, voy a volver más fuerte”, cerró el judoca.