El Ministerio de Salud Pública dio a conocer los resultados del estudio científico elaborada por un equipo de investigación del Sistema Provincial de Salud liderado por la ministra Rossana Chahla, que fue seleccionado entre tres decenas de análisis realizados en todo el mundo y organizado por una entidad que reúne información y metadatos en materia sanitaria vinculada a la Organización Mundial de la Salud y a la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos: la Clinical Trials.

El estudio fue presentado y tramitado desde la Dirección de Investigación de Salud del Siprosa, que se encuentra bajo la titularidad de María Peral de Bruno. Entre los coautores de la investigación se encuentran, además de Chahla, el director médico ejecutivo del Siprosa, Luis Medina Ruiz, Eugenia Silvana Ortega, Marcelo Fabio Morales, Francisco Barreiro, Alexia George, César Mancilla, Sylvia Paola D´Amato, Guillermo Barrenechea y Daniel Gustavo Goroso.

La Ivermectina e Iota-Carragenina es un tratamiento eficaz para COVID-19. La probabilidad de que un tratamiento genere resultados tan positivos como los 35 estudios desarrollados hasta la fecha se estima en 1 en 34 mil millones. Como se esperaba para un tratamiento efectivo, el tratamiento temprano es más exitoso, con una reducción estimada del 84% en el efecto medido usando un metanálisis de efectos aleatorios. El uso profiláctico también muestra una alta eficacia.

Chahla, explicó que “el tratamiento fue propuesto como una alternativa terapéutica para un esquema de prevención e intervención a corto plazo en beneficio de alta exposición a la Covid-19 que tiene el personal de salud”.

El descubrimiento del equipo médico tucumano es que no se observaron efectos adversos al tratamiento y se determinó que al estudiar los casos de pacientes con comorbilidades como diabetes, hipertensión arterial, males respiratorios y mayores de 65 años, la aplicación del compuesto que también se aplica en nariz y boca, no perdió sus efectos y sostuvo su función protectora para prevenir la trasmisión del virus.

El estudio fue realizado entre octubre y diciembre del 2020 sobre 300 trabajadores de la salud de los hospitales Avellaneda y Padilla y en la Dirección del 107 Emergencias.