Los investigadores buscan determinar de cual de las armas secuestradas a los policías partió la bala.


Sigue las diligencias judiciales en torno a la causa por el crimen del trabajador rural Luis Espinoza, quien desapareciera el viernes 15 de mayo después de un desbande producido por la presencia policial en una carrera cuadrera que se llevaba a cabo en la localidad de Melcho, departamento de Simoca. Su cuerpo fue encontrado siete días después en Catamarca en un acantilado a 150 metros de profundidad. En esta causa están involucrado efectivos de la policía provincia que permanecen detenidos.

Por solicitud de la fiscal Mónica García de Targa, titular de la Fiscalía de Instrucción Penal I del Centro Judicial de Monteros, a cargo de la investigación, personal del Equipo Científico de Investigaciones Fiscales del Ministerio Fiscal (ECIF) está realizando pericias al plomo encontrado en el cuerpo de la víctima y que fuera extraído en oportunidad de realizarse la autopsia.

En el Laboratorio de Criminalística del ECIF se está analizando en el microscopio del Comparador Balístico, tanto el plomo como las vainas servidas que fueron levantadas en el lugar del hecho. El procedimiento prevé establecer científicamente de cuál de las pistolas secuestradas salió el proyectil que causó la herida mortal, al momento de ser peritadas se procedió a efectuar un disparo con cada una de ellas en el Recuperador Balístico que opera en el laboratorio, para obtener así un elemento testigo, tanto de la vaina como del plomo. 




Comentarios