Tres jóvenes, dos de ellos entre 15 y 16 años fueron denunciados por realizar disparos en un posible enfrentamiento. Uno de los menores quedó en libertad.


Durante la noche del domingo pasado, la Policía de Tucumán detuvo a tres jóvenes, dos de ellos menores de edad, tras ser denunciados por vecinos a través del número de emergencias 911, por realizar disparos en las inmediaciones de la calle Panamá 150 de la capital tucumana. A su vez, se les secuestró tres armas de fuego.

“Recibimos varias llamadas de vecinos de la zona que denunciaban que se escuchaban disparos en la vía pública pero que desconocían de dónde procedían. Al presentarse personal policial en la zona, los disparos cesaban, pero al retirarse, la rencilla se reanudaba”, informó el comisario de la Seccional 10ª, Vicente Valles.

Cerca de la madrugada, personal y efectivos de la Comisaría 10ª, realizaron un operativo cerrojo para detener a los responsables de alterar el orden público. Al llegar al lugar descubrieron que algunos de los involucrados en el tiroteo, habían huido por un pasillo que da al fondo de las viviendas de esa calle.

Tras una persecución, los efectivos lograron aprehender a tres sujetos armados que continuaban realizando disparos. Según informó el comisario Valles, se habría tratado de un enfrentamiento entre dos bandas de la zona involucradas en narcomenudeo.

“Se logró detener a tres jóvenes, de los cuales, dos eran menores de edad, y se secuestraron tres armas: una escopeta con seis cartuchos, un revólver calibre 44 y una pistola Bersa calibre 22”, detalló.

Se informó a la Fiscalía Criminal II desde donde se dispuso la aprehensión del joven de 20 años y el secuestro de las armas de fuego. En cuanto a los menores se informó al Juzgado de Menores a cargo del secretario, Emiliano Palomino Téves, quien dispuso que el menor de 15 años no sea detenido y que el joven de 16 años permanezca alojado en el Instituto Roca.




Comentarios