La noche soñada por Gabriel Deck se concretó el jueves cuando hizo su debut en la NBA. Luego del encuentro, que su equipo, los Oklahoma City Thunder disputaron ante New Orleans Pelicans, el santiagueño habló con la prensa sobre sus sensaciones y lo que espera de esta nueva experiencia que recién comienza en la mejor liga del mundo.

Ayer por ahí no demostré tanto pero tenía muchísima felicidad de estar ahí. Antes de entrar a la cancha se me vinieron muchos recuerdos de mis amigos, mi familia, jugando atrás de mi casa y en el club. Se suman todas esas cosas al combo de recuerdos. Después, cuando entro, trato de estar tranquilo, ser yo mismo y hacer las cosas bien. Por eso quizás no se notó mucho el nerviosismo”, comentó “Tortu”.

Con relación al diálogo previo al ingresó a la cancha con su coach Mark Daigneault, Deck dijo que: “Lo que hablé con él fue tratar de dar el máximo, como lo hace cada jugador aquí día a día. En defensa, rebotes, corriendo el campo… Así se caracteriza mi juego y me pidió que no cambie nada, algo que me permite estar cómodo. A pesar de haber sido el primer partido y sin conocimiento de algunas cosas, día a día voy a ir aprendiendo más y conociendo a mis compañeros”.

El santiagueño se transformó en el 14° argentino en jugar en la NBA, y sobre su llegada comentó que, “se dio muy rápido la llegada a la NBA. Hisopados, entrenamientos individuales… Muy movido pero estoy contento de estar en este club, que me ayuda de la mejor manera para aprender y crecer. Debutar fue asombroso para mí”.

“Uno como jugador profesional siempre trabaja para estar en lo más alto, que es esta liga. Es el tope al que uno puede llegar. Siempre se ansiaba. Trabajaba con mentalidad de seguir creciendo, no sabía cuándo se podía dar y se dio ahora. No tuve dudas de venir y vivir esta experiencia que todo jugador, cuando es pequeño y mira la TV, quiere tener”, agregó.

Se alero de 26 años se mostró muy agradecido con el afecto de sus cercanos como con los mensajes de aliento que le llegaron desde Argentina: “Con mi familia y amigos hablé antes y después del debut. Ellos estaban esperando poder verme con la camiseta del club y debutando en la mejor liga. Después de eso llegaron muchísimos mensajes. Hablé y traté de contestarles a todos. Ellos estaban muy contentos y con la expectativa de que pueda debutar, y se pudo dar”, además añadió que “ver tanto apoyo desde Argentina, como desde otros lados, es una felicidad enorme. Saber que uno se esforzó tanto y que la gente lo reconozca es gratificante. Sólo palabras de agradecimiento y me quedo con sus mensajes”, sostuvo.

De cara a lo que viene sus expectativas son claras. “Aprender semana a semana, tratar de dar el máximo, disfrutar la experiencia y ayudar al equipo en todo lo que necesite. Tratar de sumar, de estar bien, ir creciendo, adaptarme. Ojalá pueda estar muchos años más aquí. Es un proceso difícil, de adaptación, pero el club me lo facilita de la mejor manera para que pueda hacerlo, así que estoy muy tranquilo”, cerró.