La difícil situación económica que atraviesa el país y los recortes que están previstos desde el Gobierno Nacional, hacen que el sector educativo y puntualmente la Universidad Nacional de Santiago del Estero (Unse) tenga que cuidar sus gastos y ser más austeros.

Hérctor Paz, rector de la entidad de altos estudios, contó que el presupuesto para este año es de $1.241 millones de pesos, lo que representará un 29% de aumento respecto al año pasado. "La pérdida del poder adquisitivo del año pasado fue superior a un 20%, y ahora se hace una previsión del 23% para el año próximo, entonces el incremento que nos darían (en el presupuesto) no contemplaría la pérdida del poder adquisitivo del presupuesto del año anterior y la perspectiva que hay para este año", advirtió.

"Habría que ver cómo se proyecta la inflación de este año. Pero, al venir retrasados con objetivos que se deberían haber cumplido el año pasado, esto significará que este año vamos a tener que cumplir con lo que quedó pendiente el año pasado, más todo lo que corresponde para este año. Por lo tanto, cuando el Consejo Superior (de la Unse) analice este aumento va a requerir nuevamente que fijemos prioridades y dejemos pendientes algunas cuestiones necesarias y puedan esperar", agregó.

Paz también se mostró crítico con la Naciónb respecto a la demora para enviar los fondos de gasto de funcionamiento. "Demoraron en envíos de fondos para gastos de funcionamientos, que es trascendental para llevar al día a día de la gestión: insumos, infraestructura, mantenimiento y otros servicios que día a día se prestan para cumplir con la enseñanza, la investigación y la extensión. El 2018 fue un año difícil porque tuvimos que fijar prioridades, tanto en enseñanza como en investigación y extensión. Han quedado muchas cosas por hacer porque se ha considerado que podían esperar, pero lo que no puede esperar se cumplieron todas. Esto no significa que estemos contentos de que se haya cerrado un 2018 económica y financieramente correcto porque han quedado muchas cosas sin hacer, como ser en materia de infraestructura", explicó.

Por último, el rector mencionó algunas de las prioridades que tendrán. "La infraestructura debería ser una prioridad fijada para este año, un ítem que no pudo ser contemplado el año pasado. Esperemos que no haya retrasos en la remisión de fondos y estos se den de manera más regular, para poder ser previsibles en nuestras acciones", cerró en diálogo con El Liberal.