El representante de Santiago del Estero, manifestó su postura negativa ante el aborto haciendo referencia a los ideales de Perón y Evita.


Voces a favor y en contra del proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) se están manifestando en el Congreso de la Nación en la previa a la votación del mismo. Este es el momento en el que los Senadores de cada provincia exponen su voto y fundamento para definir si proyecto se transforma o no en Ley. Tal como lo anticipó, el representante de Santiago del Estero, Gerardo Montenegro expuso sus motivos para rechazar esta medida que busca la legalización del aborto.

El embarazo no deseado es un fracaso de nuestra sociedad“, comenzó diciendo el Senador que pertenece al Partido Justicialista y remarcó que ellos deben legislar teniendo en cuenta la posición de quienes los votaron: “A mí me han votado los electores, no mis hijos”.

Al mismo tiempo hizo referencia a las raíces de su partido y señaló que “la protección de la mujer y del niño tuvo su impulso constitucional en la constitución de Perón del 49″ y que debían “proteger no sólo al hombre y mujer adultas, sino del niño, que era el desvelo permanente de Evita“.

“Esto es claro: el primer derecho de un niño es a la vida, quitado ese derecho no existe otro derecho por proteger”, sostuvo y remarcó que “al niño se lo protege desde el embarazo o la concepción”. También hizo referencia a las ayudas del Estado: “La asignación universal por hijo tiene como condición la protección del niño desde el embarazo“.

No cabe la posibilidad de legislar correctamente en contra de la vida de la persona por nacer sin ir en contra de la Constitución y las leyes de este país”, manifestó el Senador, que además sostuvo que tanto los que estaban a favor como en contra del aborto tomaron posiciones “muy extremas” y pretendieron “moralizar” el problema, “llevándolo a un campo de batalla en donde se debatían quien defiende mejor la vida”. 

En relación a esta división, cuestionó: “Me pregunto si los argentinos necesitábamos una grieta mas. El debate, así planteado, no fue debate. Se llenó de falacias, golpes bajos, estadísticas y testimonios altamente improbables, dejándome muchas dudas”.

Y destacó lo que para él es la matriz del problema: “La pobreza critica y estructural que condenan a 8 millones de chicos a vivir en condiciones de marginalidad y exclusión. […] La pobreza en todas sus formas materiales y morales”. señaló y agregó: “El desinterés por las mujeres sin acceso a la salud se circunscribe a castigar o disculpar a la mujer que aborta, pero poco o nada hacen para que tenga a su bebe en paz”. 

Y para finalizar sostuvo que “hay que promover una verdadera y eficaz educación sexual involucrando a mujeres y varones” y también “hablar y llamar las cosas por su nombre”. 






Comentarios