En un trágico suceso ocurrido en la madrugada de este domingo, un joven mató a su propio hermano de una puñalada durante un encuentro clandestino en un domicilio del Zona Norte en Santa Rosa.

El episodio sucedió alrededor de las 4:40 horas en una vivienda ubicada sobre la calle Niñas de Ayohuma, entre Piedras y Reconquista, cuando se solicita una presencia policial junto a una ambulancia del Servicio de Emergencias Médicas por un altercado de un grupo de personas reunidas y un herido.

Personal policial durante la investigación en el lugar de la tragedia (La Reforma)

Una fuente policial ligada a la Seccional Segunda le dijo a El Diario que “en el lugar había una especie de juntada, una fiesta clandestina, fuera de todos los límites establecidos por la pandemia del coronavirus. Los patrulleros y la ambulancia llegaron prácticamente juntos. El herido fue trasladado de forma urgente pero lamentablemente falleció camino al hospital”, reveló.

Según pudieron reconstruir los investigadores, durante una trifulca familiar, un joven identificado como Marcos Ariel Navarro, de 25 años de edad, le asestó una puñalada en la zona intercostal a su hermano, Walter Navarro, de 32 años, y se marchó dejándolo tirado en el piso, pero fue detenido a las pocas cuadras por la policía.

Walter Navarro (El Diario)

“En el lugar se fueron reconstruyendo los hechos, pero hubo varias personas del entorno que fueron demoradas. Una vez que se les recibió su testimonio en sede policial, recuperaron la libertad. En base las pruebas que se lograron reunir, el homicidio está prácticamente esclarecido”, explicó la misma fuente.

Se hicieron presentes en el lugar del hecho el fiscal Oscar Cazenave, personal de la Agencia de Investigación Científica, de la Seccional Segunda y de la Unidad Regional I. En el mediodía de este domingo, el acusado fue formalizado y quedó detenido preventivamente por 90 días.

Pero paradójicamente, la tragedia familiar permitió salvar la vida del padre y otro hermano de la víctima, porque cuando les fueron a avisar del hecho a un domicilio del Barrio Inti Hué donde se hallaban descansando, los encontraron inconscientes intoxicados con monóxido de carbono.

La vivienda donde el padre y un hermano de la víctima se intoxicaron (El Diario)

Este segundo episodio ocurrió alrededor de las 9 de la mañana en una vivienda ubicada sobre la calle Alicia Moreau de Justo, cuando los familiares llegaron al lugar a buscar al padre para darle la noticia del trágico episodio. A pesar de la insistencia a la puerta y las llamadas a los celulares, no hubo respuesta, por lo que, ante la certeza de que estaban en el lugar, ingresaron por la fuerza a la vivienda donde encontraron a los dos en estado de inconsciencia.

El personal de una ambulancia del Servicio de Emergencias Médicas que fue convocado, comprobó que ambos tenían signos de intoxicación por monóxido de carbono, que emanaba de un brasero que estaba puesto sobre la cocina de gas natural. Padre e hijo fueron rescatados y llevados al Hospital Evita. Posteriormente, en el transcurso de la mañana, el fiscal Oscar Cazenave confirmó que estaban fuera de peligro.