Luego del aislamiento obligatorio decretado por el Gobierno nacional como medida preventiva para combatir la propagación del coronavirus, surgen a la luz una serie de cuestionamientos relacionados con el impacto que esta disposición provocará en la sociedad, en la economía y en los individuos.

Como una forma de pensar el tema y buscar algunas respuestas, Vía Santa Rosa dialogó con el sociólogo Guido Rovatti, docente de la Universidad Nacional de La Pampa y director de Istmo Consultores, quien aporta una mirada profesional a un fenómeno que está atravesando a la Argentina y al mundo.

"Desde la sociología, los procesos de investigación y sus efectos más profundos van a ir surgiendo en el tiempo. Lo que se puede ir haciendo ahora es un abordaje de ensayos teóricos y de las experiencias personales, o la reconstrucción con datos iniciales", explica el consultor.

"Esta situación de aislamiento social obligatorio preventivo aceleró y potenció procesos que ya venían, de transformación de las relaciones sociales a través de esta nueva cultura, la conectividad. Las relaciones quedan mediatizadas a través de las Tecnologías Informatizadas de la Comunicación. Eso permite nuevos espacios virtuales de sociabilidad, con nuevas dinámicas, tanto en la comunicación como en el tipo de hábitos", analiza Rovatti.

"El impacto sobre el modelo productivo va a ser duro", pronostica Rovatti (The Conversation)

"El impacto sobre el modelo productivo cuyas consecuencias recién empezamos a pensar, todavía, a mi juicio, es difícil predecir e imaginar si podemos dar algunos lineamientos de lo que viene", manifiesta el sociólogo, puntualizando que "va a ser duro y requerirá un gran esfuerzo poder reestablecer procesos que fueron afectados profundamente con una crisis de flujo que impacta en todas las unidades productivas que fueron objeto de esta intervención".

Rovatti cree que estamos viviendo el momento inicial de esta crisis "que pone en evidencia un montón de situaciones previas que se siguen dando pero que quedaron tapadas, como por ejemplo, con las personas que viven en situación de calle y que no pueden resguardarse, o las que viven completamente hacinadas en hogares muy precarios, donde cada vez mas se notan las dificultades que atraviesan", precisa.

Repasa también algunas conductas desaprensivas evidenciadas durante la cuarentena. "Los comportamientos irresponsables y de incumplimiento de la ley en la Argentina no son nuevos, no venimos de un alto cumplimiento de la norma, sino no tendríamos los índices de delitos que se venían dando en el último tiempo", se queja.

A modo de reflexión final, el docente expresa que "la clave es poder aprovechar la crisis como una oportunidad de revisión y aprendizaje, para revisar lo que está quedando en evidencia. Es una oportunidad para que repensemos los sistemas socioeconómicos en su conjunto y cómo estamos respondiendo con esos sistemas a las necesidades de los humanos", concluye.