Pedro Arpigiani se refirió a las medidas anunciadas por el Gobierno nacional y al impacto de la cuarentena en la actividad.


El presidente de la Cámara Inmobiliaria de La Pampa, Pedro Arpigiani, hizo declaraciones radiales en torno a las medidas anunciadas por el Gobierno nacional sobre el congelamiento de los alquileres y analizó el impacto de la cuarentena en la actividad.

El empresario señaló que aguardan la reglamentación y las precisiones del decreto, “no sabemos más que el día a día”, dijo en Radio Noticias, agregando que “supongo que el congelamiento contribuirá a la economía familiar de las familias, que se verá golpeada en los próximos tiempos. Tendría que venir con un congelamiento también de precios y tarifas“.

En cuanto a los desalojos, no tenemos nada claro. Veremos qué tan específico es. Hay desalojos que están en curso, que es una situación que no viene por esta cuestión del coronavirus sino por incumplimientos anteriores y hay que ver qué pasa con esos desalojos”, aclaró.

Arpigiani estimó que el congelamiento del valor de los alquileres “no va resolver la situación de las personas que trabajan al día a día, el monotributista, el profesional, que no ha podido trabajar en los últimos días. Va a haber un incumplimiento importante en el pago de alquileres por parte de esa gente”.

Pedro Arpigiani, presidente de la Cámara Inmobiliaria de La Pampa (La Arena)

Respecto a la posibilidad de bancarizar los pagos de alquileres, dijo que “es una posibilidad”, pero que “implica un montón de gastos que se verían trasladados al valor del alquiler. La bancarización no se ha dado porque incluso en la economía general la informalidad hace que no haya tanta bancarización de los inquilinos. Deberá instrumentarse con costos que no fueran significativos para el valor del alquiler”, añadió.

“Hay proyectos para generar la bancarización de los alquileres. Una de las cuestiones que hay que tener en cuenta es el Sircreb, los débitos y créditos bancarios, cada movimiento tiene un costo, teniendo en cuenta eso, la bancarización sería lo más cómodo”, manifestó, ampliando que “las contrataciones se han hecho de esa manera porque los propietarios, en general, prefieren cobrar dinero en mano“.

Por último, Arpigiani consideró que “vamos a tener que contribuir al bien general, los contratos seguro se cumplirán pero retrasados, va a haber elasticidad de ambas partes para poder llegar al congelamiento. Viene a contribuir a la economía general del inquilino que se verá golpeada, pero el que ofrece la vivienda en alquiler casi nunca es el gran empresario sino que a veces es el apoyo de una jubilación, y el propietario tiene ingresos inferiores al inquilino, no es alguien que especula con una propiedad. Hay que contemplar la situación de las dos partes y el equilibrio es fundamental“, concluyó.




Comentarios