Segmentación de tarifas en Santa Fe: EPE mantiene subsidios para septiembre

La compañía aplica una resolución nacional para las próximas facturas.
La compañía aplica una resolución nacional para las próximas facturas.

La empresa postergó la aplicación del nuevo esquema de facturación para clientes con ingresos medios y altos.

La implementación del sistema de segmentación de tarifas se demorará un poco más de lo previsto en Santa Fe, al menos en lo que respecta a la luz. La Empresa Provincial de la Energía (EPE) confirmó este martes que se mantendrán los subsidios para el consumo de septiembre, debido a una resolución de alcance nacional.

Fuentes oficiales precisaron que el aumento en las facturas de electricidad recién se aplicará a partir de octubre en las cuentas residenciales. Esto implica que el ajuste sólo se aplicará en la segunda mitad del quinto bimestre.

El presidente de la EPE, Mauricio Caussi, explicó que en septiembre se mantendrán los subsidios para sectores medios. En el mismo período no se aplicarán los topes de consumo para las personas y entidades que declararon ingresos altos.

La segmentación de tarifas de luz en Santa Fe se posterga debido a una resolución de la Secretaría de Energía de la Nación. Desde la cartera que conduce Flavia Royon ordenaron que la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico Sociedad Anónima (Cammesa) utilice por única vez los precios mayoristas vigentes hasta ahora en las transacciones con todas las distribuidoras.

De acuerdo al Registro de Acceso a los Subsidios a la Energía (Rase), el 35,6 % de los usuarios inscriptos percibe altos ingresos en Santa Fe. Otro 46,6 % se ubica en el sector más bajo.

¿Cuánto aumenta la tarifa de luz en Santa Fe?

Según el análisis de la EPE, los clientes residenciales con menor consumo bimestral verán un aumento del 26,3 % en Santa Fe. Esto implica una suba de 1.058 pesos en comparación con el período anterior para quienes utilizan una potencia de hasta 300 kilovatios hora.

En el ámbito comercial, el ajuste roza el 16 por ciento. Para las industrias se aplica una variación del 17 % con cambios leves según el nivel de demanda eléctrica. Las instituciones tendrán incrementos de hasta 19,8 puntos porcentuales.