En paralelo con las medidas para frenar la propagación de la enfermedad en el departamento La Capital, los preparativos para aplicar la vacuna contra el coronavirus en Santa Fe siguen avanzando. Las autoridades sanitarias estimaron que “recién en enero” podrán empezar y pretenden alcanzar a un promedio de 400.000 personas por mes.

La ministra de Salud, Sonia Martorano, confirmó que el Gobierno provincial se está preparando para trabajar con la vacuna de Oxford y la rusa. La primera no presenta mayores inconvenientes desde el punto de vista logístico, pero no estará disponible al menos hasta marzo. La segunda corre con ventaja frente a la de Pfizer porque debe almacenarse a -20 grados, mientras que la estadounidense requiere una temperatura de -80°.

El Ejecutivo planea armar una “red amplificada para poder actuar rápidamente” una vez que reciban los cargamentos y para eso ya iniciaron los trámites de compra de freezer y sistemas de refrigeración. Asimismo, destacaron que la capacidad instalada de dicho sector en el territorio santafesino es “maravillosa”. Mientras tanto, recurrirán a otras instituciones como las universidades para reclutar vacunadores eventuales y así fortalecer la cantidad de personal disponible.

En diálogo con Radio 2, la funcionaria rosarina anticipó que el personal de seguridad, salud, y las personas de 60 años o más son algunos de los grupos prioritarios para la inmunización. Lo mismo ocurrirá con quienes presentan comorbilidades y tienen entre 18 y 59 años.