Con el objetivo de generar mayor poder de atención, llegaron a la provincia de Santa Fe 29 respiradores nuevos que serán destinados a pacientes con cuadros graves por coronavirus. Los mismos fueron distribuidos en cuatro regiones que tenían comprometido su servicio.

//Mirá también: Un paciente santafesino debió ser trasladado 400 kilómetros por falta de camas

Los respiradores fueron enviados a la región de Rosario, Santa Fe, Rafaela, “el triángulo hipercrítico”, junto con Reconquista; para esto se tuvo en cuenta la cantidad de casos reportados, la ocupación de camas críticas, densidad poblacional, cercanía con otras localidades, entre otras según detalla La Capital.

La ampliación de camas críticas es clave para descomprimir la situación sanitaria, aunque esta opción es limitada.Prensa Gobierno de Mendoza

“Salud de nación nos otorgó 29 respiradores que van a servir para ampliar la capacidad crítica de toda la provincia en aquellas ciudades y regiones en donde el nivel de contagios es muy alto”, detalló Rodrigo Mediavilla director de Tercer Nivel de Atención del Ministerio de Salud.

En Rosario dos aparatos fueron entregados al hospital Clemente Álvarez y siete a entidades privadas. En la capital provincial se distribuyeron 14: dos en el hospital Iturraspe nuevo, cuatro en el viejo y ocho al Cullen. Otros cinco llegaron al hospital Jaime Ferré de Rafaela y el restante fue destinado a un efector privado de alta complejidad en Reconquista.

Ocupación de camas críticas y ampliación de las mismas en Santa Fe

Mediavilla detalló que las regiones elegidas el “nivel de ocupación de camas de UTI es del 93, 98 y 97 por ciento”, e informó que los centros ya recibieron los aparatos que “a las 20 horas estarán operativos, y registrados como disponibles en el sistema de información de la red de emergencias y traslados de pacientes”.

//Mirá también: Leve baja en Santa Fe tuvo 2.008 casos de coronavirus y 20 muertes

Al mismo tiempo señaló que desde marzo del 2020, el número de camas aumentó un 300 por ciento, “pero hubo áreas en donde se han aumentado en un 500 o 600 por ciento, como sucedió en la región Rafaela”. Este incremento de camas es fundamental para afrontar la segundo ola que golpea con gravedad.