Un nuevo conflicto se desató en el sector rural luego de que la Mesa de Enlace se negara a otorgar un bono de $60 mil a peones rurales nucleados en el gremio UATRE.

“La actividad fue declarada esencial, por lo que nuestros trabajadores cumplieron tareas a lo largo de la pandemia para que pueda llegar la comida en la mesa de los argentinos”, explicó José Voytenco el secretario general del gremio.

“Creemos que el bono de fin de año sería un justo reconocimiento por el esfuerzo que hemos puesto para que a la actividad le vaya muy bien”, indicó Voytenco. “En estos años han habido cosechas récords y una enorme generación de riquezas que posibilitaron los trabajadores”, agregó.

Sin embargo las charlas sectoriales con las cámaras del sector, que a esta altura llevan varias semanas, se empantanaron. Y la Mesa de Enlace, que nuclea a las cuatro principales entidades del sector, rechazó de plano el planteo.

Ahora, ya con las fiestas encima, se espera una definición en el ámbito de la Comisión Nacional de Trabajo Agrario (CNTA). Para la resolución serán claves los votos de los ministerios de Agroindustria y de Economía. La definición tendría que darse en cuestión de horas.

El año pasado los peones rurales lograron un bono de 10.000 pesos luego de arduas negociaciones con las patronales. Cabe destacar que la UATRE representa a alrededor de 560.000 afiliados con presencia en más de 1.000 centros de atención al peón rural distribuidos en todo el país.