Desde la semana próxima no será necesario presentar certificado médico para casarse en Santa Fe. Lo dispuso el gobernador Miguel Lifschitz mediante un decreto que deroga otro que data de 1966.

Dicho documento era una diligencia preliminar del matrimonio y tenía relación con los denominados "impedimentos eugenésicos", establecidos por antigua legislación para prevenir enfermedades de transmisión sexual.

"Nos parecía algo arcaico el certificado, son cuestiones individuales, internas de las parejas. No creemos que el Estado deba entrometerse para saber si una persona tiene o no una enfermedad, pero sí de concientizar", planteó Matías Figueroa Escauriza, secretario de Gestión Pública del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la provincia.

"La medida será efectiva desde la semana próxima", añadió el funcionario. De esta forma, se entregará un volante de concientización sobre las enfermedades de transmisión sexual a las parejas que desean contraer matrimonio.