Aunque se ubica como la segunda provincia con más casos nuevos de coronavirus por día, el gobernador Omar Perotti descartó este miércoles restringir actividades a partir del sábado. De la misma forma se pronunció el intendente Pablo Javkin en relación al escenario en Rosario, donde las autoridades señalan que está el "epicentro" de la pandemia en Argentina.

"El mejor consejo sería que nadie salga por 15 días", admitió el titular de la Casa Gris a la hora de analizar la situación epidemiológica en la bota. No obstante, consideró que no es posible aplicar medidas sanitarias más estrictas y propuso "generar un equilibrio" en relación a la crisis económica acentuada por la propagación del COVID-19.

El rafaelino encabezó un acto en el que firmó un convenio de asistencia alimentaria junto al ministro de Desarrollo Social de la Nación, Daniel Arroyo. En esta instancia enfatizó que tanto el Gran Rosario como el Gran Santa Fe arrastran "altos porcentajes de pobreza y desocupación" y eso se potenció por la pandemia. Así concluyó: "Esta realidad exige que trabajemos coordinadamente con todo".

Este viernes es el último día de vigencia del decreto provincial que define mayores restricciones en el sur y las principales ciudades de los departamentos La Capital y Castellanos. La curva de contagios estuvo lejos de amesetarse en los últimos días y los especialistas dentro de la misma Municipalidad de Rosario reclaman un cambio de estrategia. Así y todo, nadie a cargo de tomar esa decisión parece dispuesto a apretar el botón rojo aún.